domingo, 16 de enero de 2011

TESTIMONIO DE UNA CREYENTE


Visitando el blog del teólogo José Mª Castillo “TEOLOGIA SIN CENSURA”, que lleva el sugerente subtítulo “¡Atrévete a pensar”, en su última entrada de fecha 14 de enero pasado, y con el título “Espiritualidad para insatisfechos”, me encuentro, en la sección de comentarios, con el siguiente post, escrito por una tocaya de nuestra amiga “Oceánida”.
Lo reproduzco porque esta persona, católica, creyente, consecuente con su fe, hace una exposición clara y sencilla de cómo vivió en su propia familia la experiencia de conocer la “práctica” católica desde las dos versiones en litigio. Una la de los “orígenes”, que diría el actual papa, y la otra, la que prescinde de lo superfluo y accesorio, que busca adoptar como ejemplo el mensaje evangélico y lo pone en práctica, al margen del folklorismo de ritos abigarrados y de imposiciones doctrinales y dogmáticas.

(Este post lo estoy reproduciendo sin el permiso previo de su autora o del dueño del blog. Si lo ven reproducido aquí y no lo creen conveniente no tienen más que advertirlo y será retirado de inmediato)

Nota: la frase del final las he marcado en negrilla y cursiva en mi afán de destacarlas, pues en ella radica el meollo de todo este debate.

AnónimoAdela Garrido dijo...

Mereces todo el respeto y la comprensión, querido Castillo. 

Yo también recibí noticias de Jesús en un ambiente cristiano, pero muy curioso, porque la familia estaba dividida entre la rama católica de rompe y rasga y otra discretamente cristiana solamente. Los primeros eran carne de sacristía, a casa venían constantemente curas, monjas y obispos, frailes predicadores, misioneros y demás. Pero eso para mí era folklore. Esa parte católica que cuando daba una limosna se desinfectaba las manos, que estaba de acuerdo con la guerra justa y la pena de muerte, que iba a Roma para ver al Papa. Me parecía atroz. A Jesús ni lo nombraban. Aunque llevaban crucifijos de oro y brillantes y medallas de todas las vírgenes. Hasta tenían un corazón de Jesús entronizado en el salón. Eran rencorosos con los enemigos. Vengativos. Violentos y todo lo arreglaban con la confesión, para seguir igual. Los que les rodeaban como amigos eran iguales.
Sin embargo, la otra parte no frecuentaba la iglesia y rezaba en casa, tenía las puertas abiertas y el perdón era su lema; la acogida y el compartir, su forma de vida. Allí en vez del clero los visitantes eran los pobres. Allí tenían un sitio. Los veías lavarse, comer, vestirse con la ropa en perfecto uso que les daban -y eso que no eran ricos-. Y hasta algunos aprendían a leer y a escribir, por las tardes en la cocina en invierno y en el patio en verano. 

Ellos sí me hablaban de Jesús y nada de la Iglesia. Tampoco la juzgaban, sólo me decían que a Dios lo llevábamos dentro y que Jesús había venido a explicarnos con su vida como descubrirlo en los demás y en nosotros mismos. Y que cualquier religión bien vivida cumplía el evangelio. No iban a misa los domingos. ¿Para qué si aquella casa era un templo natural?

No me siento en deuda con la iglesia. Yo no la elegí. Tampoco me pidieron permiso para bautizarme, me metieron en el club por su cuenta. Tuve que soportar a un cura sobón del que salí huyendo con siete años. Y cuando lo conté en casa, mi madre no me creyó. 

Te puedo asegurar que al único que le debemos el amor y el cuidado es al Señor. Con un deseo fuerte de buscar el original y no conformarnos con las fotocopias de letra muerta, Él nos acaba por encontrar siempre, abre canales de comunicación constantemente. No le debemos nada a ningún tinglado, al contrario, es un milagro particular para cada uno, que a pesar del montaje hayamos encontrado la perla. Dentro y reflejada en la comunidad humana.

También he comprendido que los tinglados permanecen por un instinto de apego afectivo, en el que se identifican los medios con el fin.

Y si ese vínculo se rompe la gente cree que no habrá nada más para ellos. Hay que respetarlo, pero también conviene que se sepa que se puede seguir a Jesús sin las cadenas instituidas por humanos que aman el poder sobre todas las cosas, porque él, el Señor, no dejó más testamento que el Amor.
 
Un abrazo
14/01/11 18:48

24 comentarios:

Oceanida dijo...

Wow. No se cuanta edad tenga esta hermana, su testimonio es como muchos otros. Podria poner yo varios de otros creyentes, diferentes. Dios no nos llama de forma igual a todos. El folklore del que ella habla tambien ocurria en mi casa, pero yo lo recuerdo de otra manera. Habia una monjita muy mayor, que venia siempre a vernos, nuestra familia era pobre en aquellos tiempos y ella traia siempre ayuda, no se me olvida cuando murio, casi nadie que no fuera de su comunidad fue a su entierro, no se llevo nada, y siguio visitando casas hasta que ya no pudo andar. Los parrocos que conocia mi madre de la Iglesia donde ibamos venian siempre a conversar con nosotros y mas de una vez nos dieron dinero. Ese floklore en mi casa fue diferente y sin embargo yo me vengo a dar cuenta ahora, sera por eso que mi madre aunque pobre y fustigada por el latigo de la dictadura nunca guardo ningun rencor a la Iglesi, sera que su fe en Dios y de la que yo me reia siempre se mantuvo intacta y por eso ahora me enorgullezco. Las historias de mucha gente son diferentes.

"Se puede seguir a Jesus sin las cadenas instituidas por los humanos"

Que cadenas? Solo vosotros pensais que son cadenas. Nosotros lo hacemos con gusto, nadie nos obliga. Somos libres y no hay manera de que lo entendais. Cada cual hace lo que cree es mas conveniente o lo que le sale del corazon, mientras vosotros no parais de darle vueltas a lo que sentimos, tratando de cambiar nuestro punto de vista, casi siempre tomandonos por tontos.

La vida es demasiado hermosa amigos.

Esta mujer y hermana seguro que es muy feliz creyendo en Dios a su manera, los demas tenemos la nuestra. A mi la Iglesia me hace bien, y no solo a mi, a muchos millones de personas que nadie ayuda.

Un abrazo.

Oceanida dijo...

Alfonso, pasaran estos tiempos aunque no quieras, y aquellos, y los que vienen.

Y nos vamos a morir como todos.

Dejame ser idiota y creer en mi Iglesia, rezar por ti y por todos. Dejame ( segun tu punto de vista ) estar equivocada. Te aseguro que nosotros, los borregos, a los que vosotros os referis y que seguimos a la Iglesia Catolica que tanto odiais, nunca os haremos mal alguno.

Josefo el Apóstata dijo...

Si a mí la Iglesia Católica me ha hecho daño, tanto la institución como sus representantes, ¿que participación tienen los seguidores de la Iglesia en el daño causado?

Oceanida dijo...

Josefo, no se decirte, en tal caso si la Iglesia te a causado danyo, yo te pido perdon si es que sientes que tambien podria tener culpa por pertenecer a ella. Estoy segura de que si ahora quisieras su ayuda, va a estar siempre abierta para ti. No se si tendras amigos catolicos pero estoy segura de que si los tienes, ya sabras que no te odian no? Y que tampoco te van a hacer mal alguno.

Isaak dijo...

Desdichadamente, Oceánida, no has entendido nada, una vez más. O no has querido entenderlo.

Lo que esa mujer expresa es humano y hermoso a la vez. Es cristiana, pero es ese tipo de cristiano con el que da gusto compartir mesa y tertulia. El que no ha aparcado el cerebro y la vergüenza, el que no teme pensar porque lo que cree no tiene nada que ver con beatos y santos politizados, símbolos y poder terrenal puro y duro.

Yo también te entiendo, no creas que no. Pero no es la iglesia como institución quien ayuda a la gente, si no personas con nombres y apellidos que canalizan su energía y ganas a través de los canales de convivencia de la iglesia.

Los alimentos que reparte Cáritas no los compra Caritas, al menos no en su mayor parte. Son donaciones tuyas, mías, de negocios particulares y empresas. Y, normalmente, los curas, diáconos y los obispos no se remangan para lavar, suministrar, dar de comer, etc. Son voluntarios o "monjitas".

Te guste o no, la realidad es que sólo un puñado de gente, como tú por ejemplo, son la auténtica iglesia, si es que éso existe. Los que están con los niños y los ancianos, con los que pasan necesidad.

Esta mujer, a la que tú tratas con un sibilino menosprecio, ha descubierto ese otro dios que a tí aún no te ha llamado. No es que llame dios a cada uno de una manera, es que no se trata del mismo dios.

El tuyo es el dios de las monsergas, la parafernalia y el politiqueo, no el dios de Tamayo, Castillo y otros muchos que, escucha, SON TEÓLOGOS, tan capaces y reputados como el teólogo más integrado en la Congregación para la Doctrina de la Fe. Sólo que su dios no es el mismo de Benedicto, Juan Pablo o tantos otros mequetrefes que con tan mala fe aspiran a gobernar la vida de millones de personas.

Oceanida dijo...

Querido Isaak, sabes perfectamente que yo no he menospreciado a nadie, mis vivencias y mi experiencia ( la de mis padres tambien ) me han llevado hasta donde estoy. Me asombro de la rapidez y la certeza con la que dices que a mi no me ha llamado Dios. O no ese Dios. No te das cuenta que es el mismo?

Tienes tu vision de la Iglesia y la respeto pero desgraciadamente no es la misma que la mia, no podria luchar contra ella aunque quisera porque NUNCA ME HIZO NINGUN MAL.

Podreis comprobar que estais continuamente juzgando lo que digo o no, si digo porque digo si no digo porque no digo, la verdad que no me importa pero es un poco molesto, sobretodo cuando poneis en mi boca cosas que yo no digo, ni siento.

Y de verdad Isaak, lo ultimo que haria es despreciar a nadie. No se si puedes, podeis llegar a creer que sinceramente nunca se me ocurriria. Es facil pensar que miento, porque hay muchisima gente desgraciadamente a la que no le cuesta nada.

Oceanida dijo...

Porque dices que no me entero de nada? Simplemente es una opinion de una creyente, la cual no es la misma que la mia.

Enterarme seria darla la razon? No se, como sois...

ANITA dijo...

Dios nos llama de diferentes maneras?
Joer explicameló si no es mucho pedir.
A unos le deja patitiesos atados a la pata del banco de la iglesía, y a otros en su casa estando en las pequeñas cosas pero sin aferrarse a "folklore" ¿es así?
Yo también creo que no has pillado el concepto.
A mi si me pide perdón la monja que me dejó el oido izquierdo medio sordo de una hostia me pida perdón esa bruja na mas, no cualquier creyente que se crea santo porque por serlo piense que puede pedir el perdón por quien hizo daño de alimaña.
Oceanida pide perdón a quien creas le hiciste daño no a quien se sienta herido por culpa de una iglesia dañina. Tu no tienes la culpa de nada mas bien eres una victima.
Creeme que me jode bastante llevar varios post hablando así contigo y estoy de acuerdo resulta cansino. Pero si al menos dijeras algo mas coherente mujer. Te dejo que al final no rezas por mi e igual me viene bien (esto perdona si ha sido algo retorcido) hayssss

Isaak dijo...

Bien, Oceánida, la iglesia nunca te hizo ningún mal. ¿Te hizo algún mal Hitler? seguramente no, no tienes edad para que te influyese de ningún modo.

El que no puedas poner en tela de juicio a la iglesia porque NUNCA TE HIZO NINGÚN MAL me parece, con todos los respetos, de un egoísmo alarmante.

La iglesia ha hecho mucho mal a millones de personas a lo largo de su historia. Como muchas otras organizaciones hoy proscritas. Pero como a tí, concretamente a tí, ninguna de ellas te ha hecho ningún mal, pues las aceptas sin rechistar.

Tanta gente asada viva, despojada, sometida, humillada, deshonrada, asesinada...

Sabes Oceánida, me gustaría que por un momento, todo el amor que profesas a los pululantes de este blog lo enfocases a toda esa gente, que sintieses su dolor y su miseria, y tuvieses claro quién ha sido el responsable de tanta muerte y desolación. Ahí mismo, en el continente donde vives, por ejemplo.

No me esperaba una explicación así de tí, sinceramente. "no podria luchar contra ella aunque quisera porque NUNCA ME HIZO NINGUN MAL".

No te ofendas, pero es una auténtica perla. Una de las mejores que has escrito. A la mierda los demás, si a mí no me afecta, es que debe ser bueno.

Pues vaya...

Oceanida dijo...

Jajaja. No pasa nada Anita. Anda, que sabes de sobra que el rezar por alguien nunca va a ser malo!! Simplemente me he dado cuenta Anita que hay varios temas en los que nunca vamos a estar de acuerdo y se hacen eternos, no merece la pena.
Yo doy mi opinion y tu das la tuya. Si yo estuviera equivocada, estoy segura que de alguna manera Dios me va a ayudar. A vosotros tambien. Dejarse en manos de Dios no es de ser borregos o tontos. Si para vosotros lo es, no se Anita, lo sere...por eso no me molesta.

Dios nos llama a cada uno de diferentes maneras si, por ejemplo a traves de la Biblia, a traves de la conciencia, a traves de otras personas, momentos cruciales de la vida, o cualquier dia sin esperarlo lo ves en los ojos de alguien. Yo siempre lo vi en los ojos de los ninyos por ejemplo. Sabia que algo mas habitaba en esa belleza. Hay gente que es llamada al sacerdocio, otra gente es llamada para hacer las obras de Dios por el mundo, otras simplemente con gente de su alrededor. Hay gente que ni lo sabe pero Dios obra en ellos.
A mi por ejemplo me cambio el caracter rotundamente, mi familia y amigos mas cercanos aun estan un poco asombrados, me siento mas valiente, con menos miedo, me siento muy querida y eso es fantastico. Me siento como si lo tuviera todo Anita, solo con el dolor de los demas es con lo unico que a veces no puedo pero rezando se me pasa.

Un abrazo.

Veras ahora...jajaja

Un beso tambien.

Oceanida dijo...

Isaak, la Iglesia a pedido perdon muchas veces por todo ello pero hasta que no la veais ardiendo como algunas ardieron no vais a quedaros tranquilos.

Lo que la Iglesia hizo en muchas ocasiones como dices fue terrible y se lamenta por ello aunque no lo creas. Si supieras cuanto me duele saber que todo aquello ocurrio...

pero vamos, que de hay a decir que la de hoy es la misma Iglesia...

Deja de despreciar mis comentarios, en el fondo creo que quereis que hable siempre para ridiculizar todo lo que digo o llamarme tonta de nuevo.
Lo tuyo querido Isaak no son perlas, a veces son tesoros enteros pero no te trato asi.
En el fondo os encanta que este aqui, para dar rienda suelta a todo eso que en el fondo nadie os atiende.

Oceanida dijo...

y como trago...

Oceanida dijo...

ala me voy a hacer otras cosas que como ves los catolicos tambien nos enfadamos..jaja bye

Oceanida dijo...

ahi

ANITA dijo...

Nada nada por esta noche no doy mas caña jajaj.
Eso de que Dios obra en algunas personas a través de sus actos sin saberlo me lo dice también mi madre,cuando recojo ropa o comida y la reparto con el grupo, dice que es obra de Dios y acabamos discutiendo (en el buen sentido claro) porque yo la digo que de eso nada que me sale de dentro.
Pero luego la digo ¿mamá que opinas de que diga el papa que un condón propaga el sida? Y me dice hija es que los ponen muy mayores y chochean.
Es la mujer mas creyente que he conocido y buena es mi madre que coño, va a misa, comulga, se confiesa e intenta llevarme al redil desde que me salí jejjeje pero no comulga con muchas cosas que ve absurdas , que algunos (no digo tu) dirían que no es buena cristiana, y ya quisiera mucha gente que se da golpes en el pecho como católica ser como mi madre.

Unos llevan dentro a Dios y lo creen así pero su iglesia es su casa y su oración su cuarto o la misma cocina.

Otros creen que existe algo grande y que igual es Dios nadie lo sabe y es buena gente o lo procura y de vez en cuando mira hacia arriba y dice señor. Pero va a su bola.

Otros no salen de misa y cumplen a rajatabla, no se fustigan porque duele pero luego son mas malos que un sarna gorda de ocho patas.

Otros simplemente creen en el Dios del amor y no ven un castigador y también van a su bola.

Una vez le dije a un cura pesadilla que no dejaba de preguntarme el porque me marché de la iglesia de cristo.
Le contesté, he aprendido a separar al Cristo del amor y la libertad de la iglesia en la cual he dejado de creer y no respeto ya. Me quedo con ese Cristo y no necesito mas y soy libre, jamás sentiré el miedo que hicieron pasar mas. Yo tenía 25 años y desperté un buen día gracias a Dios.
¿Te digo que me contestó?
Calla ya hereje
jajjajaja me parto cuando me acuerdo
Hasta mañana otro abrazo para ti.

Isaak dijo...

"ala me voy a hacer otras cosas que como ves los catolicos tambien nos enfadamos..jaja bye"

Oceánida, te enfadas porque has metido la pata tú solita, y entiendo ese enojo. La soberbia implica cabrearse y reprochar "tú también dices perlas y yo no te lo...". Pues vale, allá tú si no lo haces. Si metes la gamba de forma fragante, como es el caso, ¿quién mejor que el maldito Isaak para echártelo en cara? ;-D

Para que otra vez pienses un poquito más en aquéllos a quienes la Iglesia Católica ha hecho, y hace daño todavía hoy...

¡besitos!

Josefo el Apóstata dijo...

Bueno Oceanida, este blog va muy deprisa, para cuando leo tu respuesta a mi pregunta, leo también que Isaak y Anita han replicado por mí. Porque efectívamente han dicho lo que yo te hubiera contestado, así es que lo suscribo todo.
Sólo quiero recalcar dos cosas de las que ya han hablado Isaak y Anita.
Una: ¿dónde vas, alma de cántaro, pidiendome perdón? Hubiera preferido por tu parte un pelín de juicio crítico con la Institución que defiendes con tanto fervor...
Y dos: ¿de verdad piensas que la "Iglesia Católica de hoy" no hace daño a nadie? Para tí ¿la Iglesia dañina es Iglesia pasada, es "otra Iglesia"?
Son preguntas retóricas, no hace falta que las contestes...

Isaak dijo...

Por cierto, Oceánida, "En el fondo os encanta que este aqui, para dar rienda suelta a todo eso que en el fondo nadie os atiende."

Pasos:

1.- Escribir "sagrado corazon" en google.

2.- Entrar en la primera página nacional católica que aparezca, de entre varios cientos.

3.- Comentar irreverentemente cualquier post.

A los cinco minutos, éste estará lleno de trolls con crucifijo maldiciendo a la mismísima madre que nos parió. Fácil.

Aquí no nos metemos con nadie, Oceánida, y creo hablar por todos si afirmo que nos trae bastante al pairo quién nos atienda o nos deje de atender. Expresamos lo que mejor nos parece, y como nos place. Lo fácil es ir buscando camorra por esos blogs de dios y, de paso, llenar el propio de encarnizadas discusiones.

Ese sistema lo aprendí de nuestra común amiga Gusiluz pero cambiando, evidentemente, la clave de búsqueda.

Fíjate incluso que yo suelo pasarme por el tuyo, pero me abstengo por sistema de hacer algún comentario que te pueda resultar ofensivo.

Alfonso dijo...

¿Estás segura, Oceánida, que todos los que opinamos aquí en contra de los desmanes de la iglesia estamos deseando ver arder los templos?

Esa afirmación me ofende, Oceánida. Y profundamente.

La iglesia ha pedido perdón (que no condenado) con la boca pequeña. Y así cada 400 o 500 años. Y sus fieles se dan por satisfechos por tales petición de "perdón". ¿Para cuando pedirá "perdón" por lo de Ruanda, donde curas y monjas católicos llegaron a participar de la muerte a machetazos entre tutsis y hutus en cifra que superó el millón de víctimas? ¿Para cuando pedirá "perdón" por la connivencia y bendición con los regímenes fascistas (incluido el español) y la represión de sangre que conllevó, así como la protección y ocultamiento de muchos nazis sanguinarios? ¿Para cuando pedirá perdón por las mantanzas de serbios en los años cuarenta? En 1941 la publicación diocesana oficial de Djakovo emitió un folleto que fue ampliamente distribuido entre los serbios. Decía: "UNA SUGERENCIA AMISTOSA. Nuestro Señor Jesucristo dijo que debía haber un rebaño y un pastor y esta unidad debe cumplirse en el Estado Independiente de Croacia. ¡Escuchad este amistoso consejo, habitantes de fe greco-ortodoxa! El obispo de Djakovo ya ha acogido a miles de ciudadanos en la Santa Iglesia Católica y todos ellos recibieron certificados de honestidad de las autoridades estatales. Seguid el ejemplo de estos vuestros hermanos y acudid tan pronto como sea posible a la Iglesia Católica para ser recristianizados. Como católicos se os permitirá quedaros en vuestras casas. Podréis aumentar vuestra propiedad en paz y educar a vuestros hijos para con Dios y el Estado Independiente de Croacia. En la Iglesia Católica tendréis asegurada la salvación de vuestras inmortales almas".

Al comenzar las "conversiones" de serbios muchos sacerdotes católicos fueron a poblaciones serbias y comenzaron a ejecutar el plan de foma violenta. Está documentado, que "convirtieron" por la fuerza al catolicismo a más de 240.000 serbios. Para comprobar el "grado" de conversión les pedía a la gente, incluido niños, que se santiguaran. Si la señal de la cruz era hecha según el rito ortodoxo de derecha a izquierda entendían estos "conversores" que tal cosa no habia tenido efecto y los mataban. Si, Oceánida, los mataban. Y en estas masacres estaban implicados, como digo, muchos sacerdotes con nombres y apellidos que nunca fueron procesados. ¿Verdad que tu no sabías nada de esto? Pues es historia, no invento nada. Y no fue en la Edad Media, sino a mediados del siglo XX.

Alfonso dijo...

(sigue) Si pasamos al terreno de lo personal, como ya he explicado otras veces, el papel de la iglesia durante los años de mi infancia y primera juventud era deleznable. Prepotencia, malos modos, abuso de poder, actos de pederastia impunes, etc. Mi sordera del oído izquierdo, como ya he dicho alguna vez se la debo a la brutal mano de un cura. La pérdida de mi querida y adorada novia cuando tenía 18 años se lo debo al celo de ciertos católicos que lograron separarla de mi llevándola a un funesto cursillo de cristiandad donde me presentaron como el mismísimo demonio. No, Oceánida, el disfraz de cordero de los actuales jerarcas no me engaña porque son los mismos perros con distintos collares.

¿La iglesia actual (jerárquica, sobre todo), la de esta época que vivimos ha cambiado? No, no ha cambiado. Lo único que ocurre es que los poderes públicos laicos van consiguiendo que la injerencia pública de estos sátrapas de barriga oronda en mucho de ellos, de gestos y palabras amaneradas como si nunca hubieran roto un plato, los mantienen a raya. Y están nerviosos por ello porque ven como poco a poco van perdiendo sus privilegios.

A saber prescindir de ese "tinglado" es a lo que se refería la católica de la entrada. Tinglado que tu aceptas a imitación de los tres monos que se tapan los ojos, la boca y los oídos. Y su significado se traduce, en "No querer ver lo malo, no querer escuchar lo que no conviene y callar aunque veas y oiga todo eso".

Oceanida dijo...

Esta claro que no vamos a llegar a ninguna parte con esa obsesion de que yo comulge con vosotros. No va a pasar.

Un abrazo enorme.

Oceanida dijo...

Alfonso, perdona si te he ofendido, pero a veces es lo que parece. Lo siento. Y tambien en algun tiempo esas cosas pasaban. Errores como los tuvo la Iglesia.

Imaginate yo como me siento cuando dicen que los catolicos son unos borregos, idiotas, tontos, ignorantes, iluminados etc...

Besos.

Isaak dijo...

De todas formas, Oceánida, personalmente no aspiro a que cambies de opinión. De hecho ni siquiera se me ha ocurrido.

La información que traigo a este blog va destinada sobre todo a quien puede sacar provecho de ella, en ningún caso me guía intención de convencerte de lo mala que es la iglesia.

De hecho, como ya te he dicho, ni siquiera son mis palabras. Son reflexiones de otros, tanto agnósticos, como ateos, como católicos, y su destinatario es todo aquél que sea capaz de discernir y no esté emocional o intelectualmente sujeto a ningún prejuicio.

Hoy leía a un tío que niega el holocausto judío. Hasta que punto podemos subjetivizar los hechos y negarnos la evidencia.

No digo que sea tu caso, pero de cualquier forma, lo único que pretendo es brindar información de gente que tiene cosas que contar, motivos y conocimientos para hacerlo.

Nada más. En ningún caso eres tú el motivo.

Alfonso dijo...

¿Obesión de que comulgues con nosotros? ¿Crees que trato (o tratamos) de "evangelizarte" a la inversa? Te equivocas, Oceánida. E Isaak te lo deja bien claro.

Caería en el mismo error que el que pretendiera hacerme "católico" por la fuerza. Cosa bastante común en vuestro afán "evangelizador".

Tú eres la única que ha de fijar el camino a seguir a partir de tus propias convicciones. Ni yo, ni nadie es quien para hacerte ver lo contrario. Pero tu sabes para qué se creó este blog y cuáles son nuestras opiniones al respecto del "tinglado" católico, y ya que te asomas por aquí y de vez en cuando dices alguna cosa, queda claro que la réplica la vas a tener siempre porque defendemos ideas y creencias antagónicas.

Quizás tú a mí te gustaría verme cristiano, pero puedo asegurarte que a mí no me gustaría verte atea. Una u otra cosa ha de ser fruto de maduras reflexiones y no causa de espasmódicas conversiones.

Yo no llego al estado de mi pensamiento actual porque un día ví la luz, pero al revés. Ha sido toda una vida de evolución, lectura, estudio, de observación, de debates, de conocimientos y sus contrastes.

¿Sabes lo que intuyo, Oceánida? Que si realmente existe un dios próximo, con auténtico sentimiento paternal, omnisciente en su capacidad de discernimiento, no para juzgar sino para comprender, no creo que tenga que reprocharme nada. Ni siquiera que haya dudado de su existencia, porque mis dudas se han basado en las imágenes de un dios explicado por otros hombres, deformado por intereses ajenos y sospechosamente humanos, incluidos los religiosos, que nada tendría que ver con una realidad que por inaprensible transciende toda capacidad de conocimiento humano. Y la fe ciega incuestionable, por las deformaciones personales que implica y el engaño ilusiorio que me puede proporcionar, en esa interpretación que me transciende, no es motivo suficiente para que yo pueda realmente conocerlo. Por lo tanto, prefiero "abandonarme", no elucubrar si lo que creo, o no creo, es lo correcto o lo incorrecto. Simplemente dejo que las ideas fluyan en mi pensamiento libre y espontáneamente, sin condicionamientos de credos y preceptos predeterminados y así adopte lo que crea más correcto y conveniente en mi decir y actuar. Si "acierto", o me "equivoco", las dos cualidades forman parte de mi yo total, de mi ser integral, y las asumo, las diluyo y procuro no entrar en conflicto conmigo mismo por esas aparentes contradicciones.