jueves, 7 de julio de 2011

ESTO ES EL ACABOSE, VAMOS...

Este tío no sé quién es pero queda claro que, o ha llegado al fin del mundo, o el fin del mundo le ha llegado a él.


No puedo por más que aprovechar este medio de comunicación para exhortaros, a aquellos y aquellas que me leéis, tengáis conocimiento de las múltiples y significativas señales que la historia nos ha ido aportando de procedencia trascendente, y meditéis, a la luz de la más alta de las inspiraciones, sobre los tiempos que estamos viviendo y los acontecimientos de toda índole que a los actuales seres humanos nos ha tocado en suerte vivir.

Históricamente, buena parte de la humanidad se ha negado constantemente a tener en cuenta el gran número de acontecimientos que se nos envían como señales fidedignas para ser interpretadas y asumidas como revelaciones que, desde lo alto, se nos presenta con una clara exposición de origen indubitable. El ser humano, desasistido por la poderosa arma de la fe y de la gracia del espíritu, vive y pulula por este mundo con la sola finalidad de saciar sus apetitos más elementales y perentorios como única forma de entender la vida quedando ciego, sordo y mudo a la gracia inspirativa del espíritu como eficaz método para entender, conocer y practicar la voluntad del ser que nos trasciende y del cual procedemos.

Por causa de esa disposición de no estar abiertos a los designios divinos nos falta la inspiración necesaria para poder estar atentos a las mil posibilidades interpretativas que la revelación pone a nuestra disposición para tener claro, gracias a  la acción del espíritu, de qué manera nos habla, dirige y aconseja, el hacedor de todas las cosas.

La historia y sus acontecimientos se empeña machaconamente en poner a nuestra disposición toda una pléyade de datos que están ahí para iluminar el camino que nos lleve a la comprensión de lo que parece oculto y a la puesta en práctica de sus resultados. Somos necios al negarnos querer ver, con meridiana claridad, de que modo las apariciones de entidades celestiales nos inducen y aconsejan con sus intervenciones directas, la multitud de mensajes dictados a personas de rectitud y vidas santas cuya autoridad en el discernimiento de lo que es verdadero de lo falso es indiscutible.

No tenemos más que estar atentos al proceso de los datos revelados para caer en la cuenta de que si persistimos en la ignorancia es porque somos duros de cerviz, insensibles a la contemplación de las claras señales y el modo como son propagadas.

Que el final de los tiempos están cerca es perfectamente interpretable teniendo en cuenta datos tan significativos como los periodos de tiempo transcurridos en las distintas revelaciones trascendentes que el pueblo de Dios ha tomado de manos de la propia divinidad.

Primera Revelación: La elección de un pueblo escogido como depositario de las esencias divinas para que sirvan de guía al resto de la humanidad, cuya formación duró dos mil años.

Segunda Revelación: Pasado este periodo el otorgamiento de la La ley mosaica, otorgada por Dios a su pueblo dos mil años antes del nacimiento de Cristo.

Tercera Revelación: La encarnación de Dios en carne humana, abriendo un tiempo nuevo de superación de la anterior. Dos mil años después del Dios hecho hombre, y habiéndose extendido su iglesia por toda la tierra, según la profecía anunciada, llega el momento del principio del fin, de La Parusía, del agotamiento del devenir histórico y el triunfo del mensaje crístico con el fin del mundo y el juicio final. 

Fijémonos que han habido tres periodos de 2.000 años cada uno. Estos tres periodos representan a cada una de las personas de la Santísima Trinidad, por lo que queda claro que no se trata de una mera simbología sino que manifiesta con toda claridad la esencia una y trina del Ser Supremo. Si a los dos mil años de intervalo entre periodos, prescindimos de los ceros y dividimos en número dos por su mitad, obtenemos uno. Es decir, la esencia de un solo Dios que a su vez se personaliza en las tres distintas entidades representadas en la triada de los periodos transcurridos entre revelaciones.

Otra de las revelaciones que no tenemos en cuenta aunque se hayan producido dos de ellas fuera del ámbito católico es el nacimiento de los tres avatares históricos más importantes. Buda nació 600 años antes de Cristo, y Mahoma 600 años después. Si sumamos las dos cantidades resultas 1.200 años. Prescindiendo otra vez de los ceros, como dígitos no significativos y dividimos 12 por su mitad resulta 6, que a su vez si volvemos a hacer la misma operación da como resultado 3. De nuevo otra manifestación de la Trinidad, otra muestra clara de los acontecimientos en forma de señales que nos llegan a través de la historia procedente de lo alto.

Queridos lectores y lectoras, podría, para vuestro aprovechamiento espiritual, estar exponiéndoos la multitud de ejemplos que nos llega desde las parcelas celestiales y que están ahí simplemente para que las tengáis en cuenta a la hora de determinar y comprender de qué manera Dios habla al hombre y lo instruye a través de sus múltiples instrumentos de comunicación, bien sea a través de sus ángeles, beatos, santos, e incluso y por encima de todos, la propia Madre de su Hijo, que a tesón y persistencia no hay quien le gane.

Pero existe uno que es más grande que yo en estas lides y reconozco que no me es posible estar a la altura de su gran talento en conocer e interpretar, con la pasmosa precisión de la que es capaz, semejantes misterios para darlos a conocer a la humanidad entera a fin de que esta esté avisada y obre en consecuencia.

Sólo os pido que tengáis paciencia con la ingente cantidad de datos revelados que transmite en su declaración. Su escrupulosa observación conlleva la recompensa de que dispondréis de las claves necesarias para poder recibir y acometer empresa tan ardua como es la llegada del fin de los tiempos.

Ya sé que a mí no podéis creerme porque lo expuesto más arriba parece fruto de la fantasía y la imaginación. Pero de quien procede toda la exhortación que os aconsejo, perfectamente razonada y razonable, contrastada con las enseñanzas más profundas del conocimiento empírico, no os dejará con ninguna duda y la fuente del conocimiento se abrirá ante vosotros con cristalina claridad. Y lo que es mejor: sabréis como tenéis que afrontar el FIN DE LOS TIEMPOS.

Que lo disfrutéis:


Noticia de última hora:

Cuando me disponía a publicar esta entrada y buscaba en Google (imágenes) la fotito que le viniera bien a tan apocalípticas declaraciones, descubro por casualidad, que existe otro blog http://sodoma-hoy.blogspot.com/2008/12/el-fin-del-mundo.html que bajo el título de FIN DEL MUNDO, publicado por un tal “Sodoma” el 9 de diciembre de 2008, reproduce una entrada que es exactamente igual, punto por punto, como por coma, con la que nos regala nuestro profeta-ingeniero-demonólogo Juanjo.

En resumen: Que lo que actualmente publica nuestro catoliquísimo y profético amigo ES UN PLAGIO.

Sin comentarios. Os toca a vosotros/as hacerlo. Yo, me retiro  a un rincón para ponerme a llorar. No sé si de pena, o de risa. ¡Snif!...

4 comentarios:

calimeroesmalo dijo...

Sobre la 2º llegada de Cristo y el apocalipsis este ya se han creado canticos, os dejo uno que está causando furor ( en Españolo):
http://www.youtube.com/watch?v=EJPIJFLwdlY&feature=feedrec_grec_index

ANITA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ANITA dijo...

Chicos por motivos familiares, voy a estar un tiempo sin venir.
Portaros bien, nos vemos.
Un abrazo a todos
Anita

Alfonso dijo...

Que te vaya bien, Anita. No te preocupes, pásate cuando puedas.

Un abrazo.