domingo, 3 de junio de 2012

¡¡¡BASTA YA DE CAMBALACHES...!!!










El viernes, en la "Sexta Columna" , dieron el vídeo :
"Iglesia y Crisis . Los intocables de Rouco" ,
presentado por : Antonio G. Ferreras .
.
lo encontré en éste link :
.
.
Simplemente , es un excelente trabajo .....!
Es hora de saber la verdad sobre la Iglesia ...!
.
Una "teocracia" mundial como un "témpano de hielo" : solo muestra el 10 % de su volumen .
La "parte buena y piadosa" del volumen .
.
La que utilizan como "máscara" ,
para impresionar a los "crédulos" , y
para ocultar el 90 % restante , verdadera razón y fin de la existencia de la Iglesia .
.
Desde hace "2000 años" .....!
.
Ese 10 % , son las "acciones piadosas de ayuda al necesitado" , como Cáritas , etc .
.
Pero lo de Cáritas es una FALSEDAD hasta ahora mantenida cínicamente por los buitres carroñeros de la Conferencia Episcopal .
.
Pues la Iglesia aporta a Cáritas menos del 2 % de su presupuesto anual .
El resto proviene de donaciones del Estado y de particulares.
.
El 90 % restante del témpano , es lo que convierte a la Iglesia , "C A y R" ...!, en el mayor propietario de bienes inmuebles de España , de Italia , de Europa , ,,,,, del mundo ....!
.
Y no pagan IBI .
Y no pagan IVA .
Y no mantienen "SUS" propiedades con "SU" dinero : lo hacen los respectivos Ayuntamientos con "NUESTRO" dinero .
.
No pagan IBI , IVA , ni nada ..!
Y además , "no quieren pagarlo" ....."
.
Y todos los años , entre subvenciones , concordatos , e impuestos que "no quieren pagar" , etc , reciben unos
11.000 millones de euros .............!
Sí , son 11.000 millones ..........!
Cada año ....!, desde 1975 , cuando se firmó , en Roma , el Concordato vigente .
Por lo menos .
.
Pero la crisis ha llegado .
Para todos y todas .
Y para la Iglesia también .
.
La Iglesia debe pagar IBI ,
La Iglesia debe pagar IVA .
La Iglesia debe pagar el mantenimiento de sus edificios .
.
Nos recortan Educación y Sanidad .
.
Cuántas becas podrían pagarse con lo que la Iglesia , hasta ahora , no paga .....?
Cuántas facturas de medicinas podrían pagarse ...?
Cuántas camas de hospitales podrian mantenerse ...?
Cuantas ....?
.
Es hora de que la Iglesia empiece a pagar ...!
Para ser una secta basada en mitos indemostrables , demasiado ya ha esquilmado , abusado , estafado , robado , y matado ....!



He reproducido esta intervención leída en el artículo del diario "Público" (http://www.publico.es/espana/435484/jse-pide-a-dios-que-la-iglesia-pague-el-ibi-y-se-deje-de-conas) por lo acertado de su exposición. Creo contar con la aquiescencia de su autor.
El sentimiento que me embarga, y creo que es compartido por una gran mayoría de españoles y españolas, es la de estar ya hasta los cojones de un sistema que solo funciona para los integrantes de los poderes fácticos establecidos desde siempre. Y, digo bien, desde siempre...
Al poder político, el legislativo, el judicial, el financiero y demás estamentos que forman el entramado social de este país, incluyendo a la iglesia católica, de nada le ha servido la aplicación del "maquillaje estético" que en su presunto cambio significó la llamada transición política, aquella mascarada pseudo-democrática que nos quisieron -y lograron- colar como moneda de cambio legal en el pase de la dictadura franquista a un "régimen de libertades".
Las concesiones, consentimientos, claudicaciones, la entrega a los dictados de los nunca desarbolados estamentos del anterior régimen dio lugar a la continuidad del funcionamiento de los mismos resortes de poder llevados a cabo por las mismas personas que, reciclados en nuevos demócratas por imperativo legal, siguieron enquistados en las instituciones para hacer realidad la famosa frase del dictadorzuelo enano, de ridículo bigotito y atiplada voz, de que a su muerte "dejaba a España atada y bien atada". O aquello de que todo cambie para que todo siga igual.
Y de aquellos polvos vinieron estos lodos. Y los llamados "demócratas de toda la vida", salvo las honrosas excepciones de aquellos que dejaron de ser políticos locales, provinciales, autonómicos o nacionales, porque de verdad les dolía la gente, y/o los echaron o se tuvieron que ir, se fueron convirtiendo en estómagos agradecidos, pesebreros amaestrados, fieles seguidores de la voz de su amo, ejecutivos de la "política de lo posible" -según impone el sistema- y mamporreros, en suma, de un orden que solo les beneficia a ellos como recogedores de las ruines migajas que desde las alturas financieras les arrojan los especulativos depredadores nunca saciados, emulando los versos del poeta Gabriel y Galán cuando, dirigiéndose a un rico, le reprochaba de dónde había sacado su gran fortuna y en cómo se la gastaba: "Yo he visto a un lobo que, de carne ahíto, dejó comer los restos de un cabrito a un perro ruin que presenció su robo". Y así es como funciona el sistema. Ya lo contaba "El roto" en uno de sus gráficos chistes, donde se ve a un capitoste financiero que desde una tribuna se dirigía a sus iguales diciéndoles: "Nosotros nos llevamos de los bancos todo el dinero que queremos hasta que entran en quiebra. Luego, el estado, con el dinero de todo el pueblo, lo repone... ¿Quién dice que el "sistema" no funciona?..."
Y, si, estoy harto, muy harto de ser el "pagano" de siempre, esquilmado por mil obligaciones fiscales, ahogado por las implacables exigencias de todas las haciendas públicas, agobiado por un trabajo precario, inseguro, al borde del colapso, del que desde hace varios meses me descuentan un 20% del ya raquítico sueldo, con la única justificación de que "eso es lo que hay". Y, como yo, millones de personas más que, con mayor o menor suerte, trampean sus vidas hasta extremos indecibles. He visto familias enteras de mi barrio, a las tantas de la noche, haciendo cola en la puerta del MacDonald esperando que los empleados saquen las infames hamburguesas que cocinan y que no han podido vender durante el día para ver si se las pueden dar antes de tirarlas a la basura y así poder comer algo. Al mismo tiempo, escuchaba por la radio del coche las melifluas, falsas y asquerosas declaraciones de Carlos Dívar, presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, intentando justificar lo injustificable... Y empiezas a cagarte en todo lo humano y lo divino, impotente de indignación y rabia por tanto descaro, desfachatez y desvergüenza.
Y no pasa nada. Absolutamente nada. Somos el paraíso social de la inmoralidad más manifiesta. El estado de derecho es una entelequia que en nada tiene que envidiar a la corrupción y degeneración social y política de lo más profundo del franquismo. Nadie es responsable de nada, "hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor, ignorante, sabio chorro (ladrón), generoso, estafador. ¡Todo es igual, nada es mejor, lo mismo un burro que un gran profesor! No hay aplazaos ni escalafón, los inmorales nos han igualaos. Si uno vive en la impostura y otro afana (roba) en su ambición, da lo mismo que sea cura, colchonero (holgazán), rey de bastos (gobernantes), caradura o polizón (policía, justicia)!
Este retrato social, tan antiguo como actual, a cincuenta años de la muerte del creador de su letra, es como un campanazo a la conciencia, nos urge a recapacitar en nuestro papel de seres humanos, como hacedores de historia y no meros receptores de la misma, siempre a merced de los sinvergüenzas sin escrúpulos. Y la pregunta es, ¿estaremos condenados a bailar el mismo tango hasta el final de los tiempos o le podremos cambiar de ritmo al son que por siglos nos han impuesto las castas y las clases dominantes? Paradójicamente, tal vez sea un tango el encargado de despertar la conciencia política de las masas para que no vivamos una vida de letra de tango sino de seres concientes y pensantes que pueden transformar su futuro y su destino.

6 comentarios:

Molón Suave dijo...

Vi el programa, Alfonso, y me pareció tan indignante como a ti, especialmente las opiniones de los defensores de la Santa Mafia, como el jovencito barbado y rojizo de La Razón, ese panfleto malvado que hasta en el nombre miente. Estamos hasta los mismos cojones de todo esto. Pero la gente sigue sin levantarse y el riesgo que corremos en que aparezca un salvador tipo don paquito o don adolfo. Todos los días se producen en España más de doscientos desahucios, muchos de ellos sangrantes, y al mismo tiempo hay casi seis millones de viviendas vacías. Una inmoralidad salvaje contra la que la puta Iglesia no dice ni palabra, mientras no deja de despotricar de los gay y sus matrimonios y defender su indefendible familia. Y no roban y nos vuelven a robar con toda la cara los mismos de siempre. Como no nos levantemos y salgamos a la calle de una vez no sé lo que va a pasar.

Alfonso dijo...

Así es, Molón, así es... Y de aquí a poco, a menos que surja un milagro (y es la posibilidad que menos contemplo) me veré en la misma situación que en la que se encuentran ahora tantos y tantos desahuciados. O tenga que malvender el piso para pagar lo que queda de la hipoteca y después que salga el sol por donde quiera. La empresa donde estoy está bajo mínimos y si no me han echado ya es porque están valorando la veteranía y conocimiento de mi profesión, porque ya han desfilado unos cuantos. No obstante, como dije en el artículo gano muchísimo menos de lo que ganaba en los años 80, así que fíjate el panorama.

Y no sufro sólo por mí y por mi familia, sino que soy testigo directo de familias enteras aquí, en mi barrio, que literalmente no tienen nada que llevarse a la boca estando los servicios sociales colapsados y sin recursos para ir paliando las necesidades básicas mínimas. Voy repartiendo (sin poder) billetes de 10 euros para compras básicas de pan y algo más a gentes que están en las últimas. Conozco muy de cerca, pues los ayudo todo lo que puedo, el caso de una chica de 17 años, embarazada, que pesa ya 39 kilos, cuyos padres no perciben ninguna ayuda, están en la puta calle y viven absolutamente desesperados. Todas las puertas están ya cerradas, sólo la caridad de la gente puede ir paliando los miles de dramas que afloran por doquier. Es desesperante.

Y encima tenemos que aguantar tanta mierda y despilfarro indecente de tantos chupópteros que, desde luego, la palabra crisis y su concepto no les ha afectado, ni les afectará, en lo más mínimo. Son los mismos perros de siempre pero con los collares cambiados, que juegan, cínicamente, a demócratas y servidores públicos. No tienen ni idea de lo que es pasar realmente necesidad. A veces, cuando leo noticias de astronomía sobre la actividad solar y sus peligrosas tormentas magnéticas que serían capaces de anular por un tiempo la energía eléctrica en el planeta, te juro que llego a desearlo, aunque fuese por unos meses. La cura de humildad que eso significaría, en el sentido de que sin electricidad "todos seríamos iguales ante la necesidad", quizás haría reflexionar después a más de uno. Caería gentes como chiches, lo sé, pero desde el papa de Roma, hasta el chupóptero magnate de las finanzas se verían en las mismas condiciones que cualquiera, ya que esos "cualquieras" que ahora como lacayos les sirven tendrían que ocuparse de sus propios asuntos, que no consistiría en otra cosa que preocuparse en lo que van a comer y beber ellos y sus familias en el día a día de una situación así.

La gente tiene que empezar a movilizarse, a expresar en la calle su disconformidad con un sistema que nos acogota, demostrar que otro mundo es posible, sin necesidad de acudir a las revueltas y guerras que el mismo sistema crea para después erigirse en salvadores, como siempre han hecho.

PD. Molón, no puedo entrar en tu blog. Cada vez que lo intento me sale un aviso de advertencia como si lo tuvieran infectado por algún virus, o cosa así. No sé si le pasará a otros, pero lo que es a mí no me deja entrar. Ya me dirás algo.

Un abrazo, compañero.

Molón Suave dijo...

El panorama, Alfonso es desolador. La gente -los trabajadores gilipollas que lo votan- creía que ganando el PP las elecciones se acababa el problema, no se daban cuenta que el problema está creado justamente por tipos e idearios como los que rigen a este partido. Sin embargo, aún no hay suficiente carbón en la caldera, eso creo, cuando hay manifestaciones vamos en realidad cuatro gatos, comparados con el número de parados, por ejemplo, que hay en el país, no digamos ya con los desahuciados, que si se juntaran y salieran a la calle, ellos solos ya armaban la traca. Yo llevo un año jubilado y me temo lo peor el año que viene. Todos estamos hoy pendientes de un hilo, aunque muchos ya no tienen ni este hilo. Toco madera para que tu empresa siga adelante, porque con lo fácil que se lo han puesto para el despido... Me subo por las paredes cada vez que los oigo hablar. En fin, a ver hasta donde resiste la cuerda y, aunque es verdad que las guerras las buscan ellos y que no debemos seguirlos, estoy convencido de que con simples y regladas manifestaciones no vamos a conseguir absolutamente nada.
PD. Paco Muñoz me dijo algo parecido hace algún tiempo, que le salía una advertencia de virus o algo así, pero él, que tiene, según me comentó, un buen antivirus, siguió adelante y entró y sigue entrando sin problemas. Por otra parte, acabo de cambiar de ordenador, hace quince días, (el que tenía era ya una reliquia, tengo un antivirus y no creo que lo tenga infestado.
Un saludo y ánimo.

Alfonso dijo...

Mucha gente que vota al PP piensa que ya que es el partido que representa los intereses del sistema capitalista pues que mejor que ellos para "entenderse" con los grandes empresarios, a fin de que éstos "abran la mano" y dejen caer unas cuantas migajas que puedan beneficiarles. Lo que no tienen en cuenta es que el PP y similares están a "las órdenes" de los intereses supra-nacionales del gran capital; que su política está teledirigida para satisfacer los vaivenes económicos que las altas finanzas imponen en el sistema de inversiones, y aquí no interviene para nada la voluntad de poner el esfuerzo en que realmente prime la solución y atención a las necesidades populares. Así que, a más de uno, se le habrá atragantado el voto de "confianza" que depositaron en la marioneta de Rajoy y su alegre muchachada.

Está claro que con cuatro manifestaciones "legalmente permitidas" no se va a conseguir nada. Ya cuentan con ello. Hablo de movilizaciones en que la gente ocupe las calles desde la autoridad de ser dueños de las mismas, de tomar iniciativas de participación en actividades colectivas que de alguna manera muevan, sino las conciencias, si las voluntades de los que tienen los recursos necesarios como para que esto cambie. No existen controles democráticos que realmente velen por la pureza de las actuaciones y esto se ha convertido en jauja para los sátrapas de siempre.

Esperemos, como en el Quijote, poder decirnos: "cosas veredes, amigo Sancho", y que sean para bien.

PD. A pesar de la advertencia el sistema informático me invita, si quiero, a poder entrar en la página. No sé si habla de alguna intervención por parte de un "hacker", o como se diga. En fin, que lo haré, a ver que pasa.

Un abrazo, amigo.

Isaak dijo...

Al hilo del post y lo que comentais, hace unos días leí una frase que me pareció primordial: la crisis acabará cuando el miedo cambie de bando.

Al margen de que la situación actual no es una crisis sino una mera consecuencia de un ordenamiento jurídico cochambroso y una sociedad mafiosa y decadente, ha quedado demostrado que los gobernantes y los caciques se saben intocables. Caciques parlamentarios, bancarios, religiosos, policiales, reyezuelos de ayuntamiento y paletos representantes "institucionales", cuando un sindicato, una federación de empresarios, un clan de vividores hereditarios o una agrupación de amigos de la pelota vasca se reconocen como una institución incuestionable que campa por sus fueros.

Sólo el ciudadano de a pie se levanta cada mañana con su carne al aire, sin más blindaje que su capacidad de trabajar para enriquecer y fortalecer aún más a quienes les explotan, humillan, y le inculpan de los males mundanos.

Creo que sí hemos hecho algunas cosas por encima de nuestras posibilidades.

Hemos transigido por encima de nuestras posibilidades. Nos hemos vendido al mejor postor por encima de nuestras posibilidades.

Pero ha de llegar el momento de enseñar los dientes, y me temo que también en eso, ya vamos tarde.

Un abrazo a los dos.

Alfonso dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Isaak.

La situación de padecimiento actual del sector más perjudicado por esta crisis "pre-fabricada" cambiará desde el momento en que esa masa social de acojonados/as logre superar el miedo y sepa trasladarlo a ese otro sector minoritario empeñado en mantenerlo para seguir disfrutando de sus privilegios.

Se es realmente consciente de la libertad de actuación y de sus posibilidades cuando se deja de tener miedo, y cuando esto sucede y la voluntad colectiva se convierte en solidaridad y se pone en marcha, automáticamente ese miedo se traslada a las esferas de los presuntamente intocables...

El problema estriba en que son miedos muy bien diseñados, capaces de amaestrar y manipular conciencias para someterlas a los intereses de sus dictados. Luego, cuando además del miedo se añade la desesperación las consecuencias suelen ser catastróficas, para perjuicio de los de siempre a beneficio también de los de siempre.

No obstante, sigo confiando en que las cosas, necesariamente, no tienen por qué ser siempre así. Pero espero que no nos lleve a ese esperanzador movimiento del cambio el miedo de la desesperación, como dije antes, sino la libertad asumida que impone su ausencia.

Un placer saludarte Isaak.