miércoles, 26 de octubre de 2011

PROCESIÓN DE LAS MORTAJAS

El titulo no es inventado, simplemente significa lo que se lee.
En A Pobra de Caramiñal, un pueblo situado en Galicia el tercer domingo de Septiembre se celebra esta peculiar procesión con Jesús Nazareno y la compañía de asistentes con ataudes incluidos.
Lo que mas me llamó la atención es el desfile de ataudes llevados por la familia del que ofrece salir amortajado al lado del que pudiera haber sido su última morada. Una ofrenda que hace quien dice haber estado muy cerca de la muerte y agradece así salvar su vida y otras veces ofrecimientos y peticiones de favores del altísimo.
El ataúd debe significar la humildad ante la muerte digo yo y una manera muy tétrica de demostrar agradecimiento, porque vamos si de por si ya da yuyu mirar una caja de estas e imaginar que acabarás dentro, darte un paseo junto con la familia llevando el ataúd resulta chocante y tétrico a la vez.
Particularmente me resulta ridícula y absurda esta manera de demostrar gratitud y pedir favores, pero claro las tradiciones son las tradiciones, tradiciones religiosas que no se si tendrán algo de religioso , mas bien de gusto patético.

Sobre todo ver a unos niños ataviados con sus trajes de fiesta llevando la cajita blanca de un infante que por suerte no murió. Se puede entender que se esté agradecido de no perder un familar querido o un hijo, pero las gracias sobre todo darlas a la medicina y la fortaleza humana. Unos dirán que estas gracias se las da su Dios, y otros se escandalizaran por la forma de plantearlo, porque claro lo raro sería que comprendiéramos estas formas de ver las cosas, los bichos raros que venimos por aquí. Lo vamos a dejar en tradición.

Ahora pasemos de donde viene la tradición.
Corto y pego entero el relato de tan ancestral tradición:
Buscando la vida, rozando la muerte
El culto hacia Jesús el Nazareno se remonta, en la localidad de Pobra al siglo XIV, pero no hay constancia de la Procesión de las Mortajas hasta el XV, cuando la comarca estaba asediada por unos vándalos que utilizaban la sierra para esconderse. Tras coger a cuatro de los componentes del grupo de bandidos, en vísperas de la fiesta en honor del Nazareno, el alcalde mayor de la villa de Deán los condenó a muerte. Don Juan Linares, que así se llamaba el regidor, comenzó a encontrarse muy enfermo y, escuchando el repique de campanas en A Pobra do Caramiñal desde su lecho, rogó a Jesús por la salvación de su alma.
Era el tercer sábado de septiembre y Juan Linares hizo que sus criados llamaran a un carpintero para que le hiciese con urgencia un féretro a su medida. Al día siguiente, durante la procesión, el alcalde, vestido con sus mejores galas, acompañó la imagen de Jesús siguiendo a su propio ataúd, que cargaban los cuatro reos. Finalmente, al llegar al atrio de la iglesia, el alcalde perdonó la vida a los reos, no sin antes increparles por sus fechorías. Ese parece ser el origen de este singular ritual.



http://www.revistaiberica.com/fiestas/septiembre/mortajas.htm

http://www.elcorreogallego.es/fotos/ecg/procesion-mortajas-pobra/tema-religion/idGaleria-3936/?int1=0

2 comentarios:

Alfonso dijo...

Los dioses me son adversos... Después de escribir un largo post opinando sobre tu artículo, al intentar publicarlo, falla el sistema y queda perdido en el proceloso mar de la red.

En fin, santa paciencia. Venía a decir, al hilo de tu entrada, que ciertamente estas macabras representaciones son fruto de la cultura de la muerte, del sentido deformado y tétrico que la tradición cristiana, sobre todo la católica con toda su secular aportación al más puro estilo "gore", de manifestaciones basadas en el temor y el sufrimiento, la sumisión resignada a los poderes establecidos, la tortura y la ostentación de sus consecuencias de sangre y dolor. Todo muy alegre y muy risueño como se puede ver, por ejemplo, cada año en semana santa.

Un abrazo.

ANITA dijo...

Pues ya verás cuando suba la entrada de algo que he sido testigo directo con reportaje incluido. Lo tengo que prepararar, porque el video me da algún que otro problema y si, no con fotos, no me pusieron pegas por grabar todo lo contrarío me vine con panfletos y bendiciones.
Estas manifestaciones religiosas cada vez se me hacen mas espantosas y ridiculas.
Un abrazo