martes, 15 de febrero de 2011

VISITAS A PUERTA FRÍA (ANÉCDOTAS COTIDIANAS)

Si hay algo que me asombra y hace gracia a la vez son los Testigos de Jehová, me hacen gracia por su masoquismo ante volver e insistir en las conversiones de las gentes que no conocen, biblia en mano y con panfletos. Y me asombra porque nunca he visto que los católicos se dediquen a ir a puerta fría por las casas ha convertir al personal. Salvo claro las visitadoras e hijas de no se qué, que son mas pesadas que una vaca en brazos, eso si dan un consuelo mejor que un gelocatil o eso dicen.
A mi casa han venido varias veces los primeros a ofrecerme la luz, que con mucha calma he rechazado, y a pesar de la insistencia en que coja sus panfletos y mi negativa se rinden fácilmente pero eso si, algunas veces por aburrimiento las das caña no saben por donde salir. Me da mucha rabia que se pasen a todas horas y se tomen "tu caso" como un reto y vuelvan sin dilación, siempre a jorobarte , la siesta, el filete en la sartén, o te pillen meando o en bata con legañas. La última vez que vinieron me pillaron de mala leche y las acojoné, siempre suelen mujeres maduras , que no deben tener que planchar mucho o sus casas se limpian solas porque a cualquiera hora aparecen.
Esta mañana volvieron de nuevo, cuando mas inoportunas, me sacaron de la ducha. Ante la insistencia del timbre y pensando pasar algo grave, chorreando me puse el albornoz y resbalé en la puñetera puerta al abrirlas. Me cagué en unas cuantas cosas y las mandé a la mierda con todas las letras. Pero la cosa no queda aquí, cuando bajaba por las escaleras que ya marchaba a mis cosas me las volví a encontrar ¿señora la hemos echo algo? No que va, solo tocarme las narices una vez al mes señoras y mira que las he dicho veces que se queden con el número del piso y no molesten mas. Una de ellas ha querido ganarse el cielo y me ha dicho , coja el folleto léalo y volvemos a comentarlo otro día, esto igual cambia su vida.
Y no he podido por menos de decirla que en mi casa somos adoradores del diablo y hacemos misas negras todos los sábados y comemos cucarachas fritas en señal de sumisión. Según dije sumisión en la ultima silaba me ha salido una voz jajjajaja vamos que verlas correr ha sido el momento mas divertido de la mañana, he llegado tarde a mi destino pero me reídoooooooo.
Y ahora pienso ¿ porque coño insisten tanto en las religiones con eso de la conversión?
Porque coño se piensan que son todos los mejores, que somos el resto los malos y su salvación esta en llevar mas almas al redil. En definitiva la mayoría de las religiones se basan en lo mismo.
Estoy casi segura que le hablarán a su superior de mi y volverán con ajos jajajjaajj.
Lo mejor de todo que esta tarde visitando a mi papito estaba él junto con mi madre rezando el rosario delante del pequeño altar que se pasan como las fichas del dominó cuando les toca la imagen de una virgen. En silencio mientras ellos rezaban yo leía la factura del puñetero coche que acababa de recoger , a mi papi le ha dado la risa y solo le salía Santa Madre Santa Madre.
Está enfermito y casi no habla y poco se le entiende, le he ayudado a decir la oración entera y me he puesto a recitar el Ave María con él. En ese momento me acordé de lo que les dije a las pesadas Jehovianas y yo rezando con mis padres unas horas después. Lo que no haga una hija por su papito jejejjejej. Si al final una no es tan mala ni fiera, solo cuando me tocan la moral.
Llevo unos días sin inspiración y no encuentro una gran reportaje que buscaba haysssss al menos con vuestra venía saco un poco de contexto el hilo del blog y os cuento una aventura jiiiiiiiiii.

12 comentarios:

Oceanida dijo...

Anita, espero de corazon que tu papa se mejore. He visto tu comentario en el blog y no me da tiempo a contestar porque llego tarde al trabajo. despues me paso.

Un abrazo.

ANITA dijo...

Mi padre ya no mejorará Oceanida por desgracia, tiene una enfermedad degenerativa, gracias por tus deseos.

Josefo el Apóstata dijo...

Toma Anita, este vídeo creo que refleja muy bien tu hartazgo. Es una pequeña venganza de los ateos sobre los mormones, que son tan pesados como los testigos en eso de llamar a las puertas

Isaak dijo...

Parroquianos católicos de la iglesia de al lado (tengo una a menos de 100 metros) han pasado por casa en alguna ocasión, en misión evangelizadora. Parejas maduras. Ella, la comunicadora; él, perro guardián en funciones, cuidándose no se le falte el respeto a la compañera que dios le ha regalado.

Ella, una especie de isabel gemio entrada en años (más, quiero decir); él, Constantino Romero con el carácter de Fernando Fernán Gómez.

"Guarde respeto a la señora" me espeta con intenciones veladas. Nunca les permito cruzar el umbral de la puerta. La voy cerrando progresivamente entre sonrisas y excusas corteses. El del gesto perruno traba el cierre con el pie y clava mirada intimidatoria.

No me lo podía creer.

Ella reacciona, le aparta con suavidad y le recrimina con dulzura, decidida a terminar la entrometida visita en paz. Nunca volvieron.

Para hacer una incursión de este tipo a puerta fría hay que tener una dignidad y autoestima a prueba de bomba.

ANITA dijo...

Josefo acabo de ver el vídeo. Genial.

ANITA dijo...

Isaak se están convirtiendo en mi pesadilla, pero este viaje espero tarden mucho o no vuelvan.
Aquí siempre son dos señoras solas deben pensar que corren poco peligro, eso si no imaginan el que corren si vuelven a llamar jajaj.

Isaak dijo...

Un conocido mío, al verse abordado en la calle por dos Testigos, les informó con vehemencia que "lo suyo tenía cura". Sacó una tarjeta que correspondía, supuestamente, al centro donde les atenderían y curarían de su obsesión. Les tomaba del brazo y hacía ademán de que le acompañaran, mientras intentaba meterles la tarjeta en el bolsillo de la camisa. Pocas veces me he reído más, incluso con la vergüenza ajena que sentía.

Los tíos le miraban incrédulos, se zafaban y huían, literalmente, mientras éste conocido mío les perseguía a voz en grito pidiéndoles que volvieran, que aún estaban a tiempo de curarse y que era un centro estupendo, con experiencia en casos como el suyo.

Creo que no les he vuelto a ver en el céntrico sitio de paso donde era frecuente verles apostados jejeje.

Alfonso dijo...

(Escribo sin acentos porque no me funcionan)

Hace cosa de unos 30 años, o algo mas, se vieron muchas parejas de mormones, vestidos como camareros, camisa blanca y pantalon negro, calzados con zapatos infames y unas chapitas identificativas con su nombre y apellido cogidas a la pechera. Chicos rubios la mayoria, tipicamente sureños que fueron enviados a este pais para convertir a tibios catolicos en fervientes cristianos de "los santos de los ultimos dias", como su iglesia tambien se hace llamar.

Paseaba con mi hija aun muy pequeña y fui abordado por un par de blanqui-negros y casi adolescentes mormones. Con su castellano a los Oliver Hardy iniciamos un debate sobre lo divino y lo humano. Gratamente sorprendidos por estar por encima de la media en cuanto a informacion religiosa se refiere me pidieron permiso para visitarme a menudo y de ese modo seguir debatiendo. Senti curiosidad y accedi, pasandose por casa una vez a la semana durante un tiempo. Cuando aquellos rapaces blanqui-rubios creyeron que ya estaba maduro para pasar por el bautismo y hacerme adepto de su iglesia les dije que "quieto parao", que una cosa es echar el rato hablando de asuntos religiosos para distraernos un poquito y otra muy distintas es que me hiciera mormon. Parecia como si no se hubiesen enterado por mis opiniones y argumentos de que no solo no comulgaba con esa confesion sino que no practicaba ninguna otra. La cuestion es que ya no volvieron mas.

Estabamos cercanos a la Navidad, y justo el dia 25 llaman a la puerta y cuando abro me encuentro a una veintena de mormones y mormonas que dicen que bienen a felicitarnos la Navidad y a cantarnos unos villancicos. Por cortesia los deje entrar, se acomodaron alrededor del comedor y arrancaron con un villancico norteamericano muy conocido que aunque no recuerdo como se llama, su musica sirvio, hace años, para hacer un anuncio del Doblecaldo Estarlux.

Alfonso dijo...

(sigue) Mi mujer, que entonces no identificaba aquel villancico, aunque lo cantaban logicamente en ingles, lo asocio al anuncio y vi que empezaba a tararearlo. Yo la miraba sin poder contener la risa y por señas le decia que callara, porque ya me imaginaba lo que iba a pasar. Cuando los cantores llegaron al momento algido del villancico, antes de seguir, para darle enfasis a la estrofa final, hacen un silencio que suele durar un segundo, justo en el momento en que mi mujer, a pleno pulmon, suelta: ¡¡¡Doblecaldo Estarlux!!!

Yo me descojonaba de risa de la cara que pusieron mirandola, pues se quedaron cortados por semejante salida y el apoteosis del villancico les salio echo un churro. Y de ver a mi mujer con cara de "pero que he dicho, ¿no es asi?". La pobre no tenia ni idea de que aquella musica del anuncio estaba tomada de un villancico y como buena sevillana se despendolo con lo del Doblecaldo Estarlux y dejo la mormonada descolocados. Despues, cuando se fueron, se lo explique y nos pasamos el dia riendonos de la cara que pusieron aquellos "descolorios", como decia ella, descolocados por su salida.

La cuestion es que ya no volvieron mas, quizas pensando que con estos indigenas no habia manera de sacarlos adelante en el camino del Señor.

ANITA dijo...

Joer chicos eso son anécdotas graciosas jajajajja, Isaak tu amigo un crak jajjaja.
Alfonso me puedo imaginar a tu mujer y la cara de los mormones jajaja que puntazo.
Me acuerdo que hace años cuando vivíamos en Cadiz se les veía mucho por la calle y llamando a la puerta era yo peque tendría 10 años y me acuerdo perfectamente de la pinta,creo que desde entonces no he vuelto a ver a ninguno.

Gangrol dijo...

Yo sigo diciendo que tener unas calaberas en el hall de entrada, al lado de unas espadas y con unas velas de dragón (negras, por supuesto), hace mucho por este tipo de visitas.

Cuando vienen a mi casa, nunca se quedan más allá del tiempo necesario para echar un ojo dentro...

Y la verdad es que soy encantador (Muahahaha) y le invito a entrar (por cierto... la katana está desenvainada en la mesilla de enfrente a la puerta).

Nunca aceptan... ¿Por qué será?

;)

Un Saludo Felino (y un tanto gótico XD)
Miau

ANITA dijo...

Home viendo la Katana yo ni me acercaría jajajaa