sábado, 15 de enero de 2011

"BOICOTEA", QUE ALGO QUEDA...

Benedicto XVI desmiente a Juan Pablo II: asegura que el infierno es un lugar físico y no mental, como decía el anterior Papa.

El Papa Benedicto XVI aseguró durante una audiencia con motivo del inicio de la Cuaresma, que el infierno existe y que el castigo eterno ocurre en un lugar físico y no “mental”. Sin embargo, este anuncio no parece ser nuevo, ya que en abril de 2007 ya había hecho referencia a la existencia del infierno como un lugar, acción que su antecesor, Juan Pablo II rechazó.

En su llamado a la intolerancia con el relativismo y la laicidad, Benedicto XVI decidió reponer las armas del catolicismo clásico y aseguró que “para hacer frente a la crisis la fuerza de la Iglesia no está en el diálogo ni en la tolerancia, sino en la vuelta a los orígenes”. La salvación no es inmediata ni llegará para todos, por eso ha querido destacar la posibilidad real de ir al infierno o “casa de Satanás”, según informó el diario italiano La Repubblica.

Se trata de recuperar el protagonismo perdido y para ello el Pontífice asegura que “la proclamación de que el infierno existe y es eterno es la continuación de esa estrategia”, contraponiéndose así a las directrices de su antecesor, Juan Pablo II, el cual eliminó tales conceptos y desmontó la credulidad popular sobre el cielo, el purgatorio, el infierno e, incluso, el diablo.

“El infierno, del que se habla poco en este tiempo, existe y es eterno”, dijo en abril de 2007 Benedicto XVI. Una idea que es contraria a lo que defendió el anterior Papa, Juan Pablo II, durante su pontificado. El conocido como Papa peregrino, corrigió el concepto tradicional del infierno y fue en el verano de 1999, cuando hubo cuatro audiencias para hablar sobre el cielo, el purgatorio, el infierno y el diablo. “El cielo”, dijo entonces, no es “un lugar físico entre las nubes”. El infierno tampoco es “un lugar”, sino “la situación de quien se aparta de Dios”. El Purgatorio es un estado provisional de “purificación” que nada tiene que ver con ubicaciones terrenales. Y Satanás “está vencido: Jesús nos ha liberado de su temor”.

La decisión de Benedicto XVI de volver a poner sobre la mesa, sin matices, la idea del infierno eterno choca con ese pasado reciente. No es su primera vuelta al pasado.

También ha autorizado las misas en latín con el oficiante de espaldas a los feligreses, por citar un solo ejemplo. Lo curioso es que hace menos de un año, el 6 de octubre de 2006, Benedicto XVI mantenía el timón de Juan Pablo II haciendo público el documento de los expertos sobre la inexistencia del limbo, otra de las piezas aisladas del Más Allá católico.

Oceánida nos dice, en su intervención de la entrada anterior presentada por Anita, después de manifestar su sorpresa-alegría porque incomprensiblemente para ella estamos al corriente de los vaivenes de su iglesia, “aunque sea para intentar boicotear lo que no se puede boicotear”, según sus propias palabras. Cree por ello que nuestras críticas y comentarios van dirigidos a intentar desautorizar los dogmas de la Iglesia Católica, pero nos advierte que tal cosa es imposible porque son inamovibles en su propia naturaleza.

Oceánida, ya que hablas de “boicot”, que según el diccionario es “privar a una persona o entidad de toda relación y capacidad de acción para obligarla a ceder en algo”, te propongo, honestamente, que nos digas si has sido conscientes de tus propias palabras.

Si el anterior papa Juan Pablo II aseguró que el infierno no era un lugar físico y el actual papa Benedicto XVI le contradice y corrige afirmando lo contrario, ¿qué crees que está haciendo Benedicto? Yo te lo diré: Privar a Juan Pablo II de su capacidad de acción y opinión haciéndola ceder en su afirmación. ¿Y a eso cómo se le llama?. B O I C O T.

Quien realmente está boicoteando las afirmaciones de acercamiento a una teología más comprensible y unas creencias más acordes a la evolución de los tiempos es el actual papa a su colega anterior. Y Benedicto XVI lo dice bien claro: “para hacer frente a la crisis la fuerza de la Iglesia no está en el diálogo ni en la tolerancia, sino en la vuelta a los orígenes” ¿Te ha quedado claro, Oceánida?

¿Qué tonterías son esas del diálogo esclarecedor como intercambio de opiniones y la búsqueda de consensuar las cosas en común? ¿Cómo se va a ser tolerantes, si la tolerancia significa ceder y ceder significa debilidad, y aceptar por tanto las propuestas y puntos de vista de los demás?

¡¡¡La vuelta a los orígenes, Oceánida!!!... ¿Y sabes cuáles son esos orígenes? Mira, no te los voy a explicar yo, se lo dejo a nuestro amigo Isaak, ya verás como él si lo ha entendido y te aclara, como lo haría yo, o cualquiera de los demás amigos, cuáles eran “los orígenes” de la iglesia católica.

Porque tú no es que no lo entiendas, Oceánida. No quieres entenderlo, que no es lo mismo. Es imposible que veas contradicción entre las palabras claras de Juan Pablo II, dichas, no porque le vino así, sino después de reuniones con teólogos y expertos. Y simple y llanamente, el actual papa lo desdice, es decir y lo repito: Boicotea sus palabras y las desautoriza.
En el fondo, Oceánida, estos dimes y diretes de los jerarcas eclesiásticos nos la trae al pairo porque no quitan ni ponen nada en nuestras cotidianas y laicas vidas. Forman parte de las mil y una contradicciones de la que históricamente han hecho gala y sólo confirman lo que ya sabemos. Pero es que vosotros comulgáis con auténticas ruedas de molino, sois ajenos a cualquier criterio personal, os mantenéis ciegos ante el ejercicio del más elemental sentido común, y encima cuando intervenís metéis la tranca hasta el corvejón. Y es porque no os da la gana de pensar, y aunque el debate solo se desarrollara por los cauces del discurso religioso falláis más que una escopeta de feria. Mejor dicho: Nunca hay debate. Y es porque no manejáis información, no tenéis nada que argumentar, nada que decir y por lo tanto nada que opinar. Solo queremos boicotear lo que no se puede boicotear. Y ya está todo dicho…

Ahora nos dices otra vez eso de que con la fe ya está todo explicado y lo demás sobra. Volveremos a aplaudir, Oceánida, por tanto derroche de discursiva racionalidad.

¿Serías capaz de analizar las palabras del papa anterior y compararla con las opiniones del actual? ¿Aunque sólo sea desde el punto de vista semántico? Ya no te pido, siquiera, que argumentes la contradicción dogmática que conlleva. 


Lo dudo.

10 comentarios:

Oceanida dijo...

Dudas bien. No soy yo tan lista. Solo creyente Catolica, hija de Dios.

Alfonso dijo...

Tan hija de Dios como yo Oceánida... ¿o, no?... Seguro que piensas que si, porque sabes que Dios no hace distingos. No estaría bien que me dijeras que yo no soy hijo de Dios también, ¿verdad?

Estudiando filosofía aprendí que afirmar SI, o NO, a la hora de aplicarlo a la creencia de lo transcendente se convierte en términos absolutos. Y a nosotros, los pobrecitos mortales, lo absoluto, tanto si es para afirmarlo (fe) como si es para negarlo (ateismo) no nos cabe en nuestro limitado entendimiento. Así que, como intuyo que Dios me quiere con capacidad de razonar, de ser crítico con todo aquello que sea supérfluo, de rechazar intereses que nada tienen que ver con lo que Dios pretende de nosotros, de distinguir quiénes realmente son consecuentes con sus creencias y las ponen en práctica, y quiénes se han apalancado en teologias acomodaticias de las que viven profesionalmente, de que por encima de afirmaciones canónicas y dogmáticas está mi libre albedrío de interpretar la posible relación que pueda tener con Él, por todo eso y por mucho más no quiero ser un idiota de la fe y todo lo demás sobra. Si como consecuencia de hacer trabajar esa cualidad de discernimiento mi fe se reduce a una sensación vaga, aunque sentida... eso es lo que hay. Y estoy absolutamente seguro Oceánida, que Dios (no tu dios ni el de ninguna otra religión) no me lo va a echar en cara. No le pedí nada a cambio de creer. Y hay muchos que no creen y están más cerca de ese dios del que los creyentes más acérrimos creen. Estoy totalmente seguro que existe más inquietud de búsqueda y riqueza espiritual en muchos de los que llamáis ateos, que en muchos también de los que alardean de perfectos creyentes y lo lanzan a los cuatro vientos.

Yo no soy tan listo, y tengo muchas, muchísimas dudas, pero antes que creyente acrítico soy un ser humano al que no le da miedo pensar, comparar, sacar deducciones y obrar en consecuencia.

Alfonso dijo...

Y todavía no me has razonado por qué Benedicto XVI desautoriza la supuesta infabilidad del anterior papa, Juan Pablo II, en materia de fe tan seria como es si el infierno existe como entidad física, o no.

¿Por qué antes dejó de haber infierno porque lo dijo un papa, y ahora vuelve a haberlo porque lo ha dicho otro papa?

Isaak dijo...

"Y todavía no me has razonado por qué Benedicto XVI desautoriza la supuesta infabilidad del anterior papa, Juan Pablo II, en materia de fe tan seria como es si el infierno existe como entidad física, o no."

Mejor que desistas, Alfonso. Intentar razonar con alguien que admite, resignadamente, "No soy yo tan lista. Solo creyente Catolica, hija de Dios." es como pedir peras a un olmo.

Cuando renunciamos a nuestro criterio, nuestra capacidad de interpretar y decidir sobre nosotros mismos, nada hay que se pueda hacer.

Oceánida hace tiempo que interviene (no digo que lo sea) como un autómata de diseño simple y reacciones limitadas. Estoy convencido que es una actitud autoimpuesta, pero es la realidad de lo que hay. Referirse a ella buscando diálogo es como dirigirse a una muñeca de trapo. Una feliz y completa muñeca de trapo.

Si la gracia de dios tiene esos efectos secundarios, prefiero seguir en mi papel de simple mortal e individuo equivocado. Pero al menos, creo en mis errores, no en los errores de otros.

ANITA dijo...

No soy yo tan lista. Solo creyente Catolica, hija de Dios.
Oceanida NO HAY QUE SER LISTO te están proponiendo simplemente que veas una diferencia de palabras dichas por dos Papas Jerarcas de la Iglesia no de dos diablos, y hasta un retrasado mental vería la diferencia. Tanto cuesta opinar, que no que nadie te esta liando para intentar nada chiquilla.
No somos tan retorcidos.
Si hay que obedecer como un borrego al Papa ¿como coño se come que uno diga una cosa y otro lo desautorice? Que hace un católico ante esta situación. Van hacer santo a Juan Pablo II solo faltaba por último la firma de autorización del Benedictus, y te digo yo firma porque no le quedan mas cojones ¿ COMO SE ATREVE A DESAUTORIZAR A UN SANTO? Venga mojate que tonta no eres.

ANITA dijo...

Alfonso siempre dije que ante la falta de argumentos las palabras y frases anodinas son la respuesta para eludir situaciones.
A mi también me ha dejado colgada y no responde.
No esperes mas.
En la respuesta no soy lista solo hija de Dios ya me dice todo.
Siento decirlo pero habla ya como una borrega doblegada. No te ofendas Ocenida pero soy clara y no ando por las ramas, te puedo tener aprecio pero no hago la pelota a nadie digo las cosas como las siento y creo que ser sincero es de honrados.

Oceanida dijo...

No me ofendo Anita. Es tu opinion, sin embargo yo no podria decir nada parecido de ti. Tampoco estoy mintiendo. Que me llames borrega no es ofensivo, tampoco que me catalogueis por no querer habalr de cosas en las que quizas, sinceramente meteria la pata. Y no pienses que no entiendo vuestra postura, claro que si.

Lo de retorcidos...no se yo Anita. Quizas un poco??

ANITA dijo...

Lo de borrega es un apelativo generalizado usado muy frecuentemente en muchas situaciones.
A otros los llamaría cosas peores porque se lo ganan a pulso.
Retorcidos puede que en ocasiones lo podamos ser todos en cualquier momento, pero por mi parte si fuera verdaderamente retorcida te darías cuenta. Tu no te mereces que te trate asi.
Si quieres ayuda con información de la iglesia y papas etc etc que no sepas te la presto.

Isaak dijo...

Ostias, estamos escribiendo en tres hilos distintos...

Oceanida dijo...

Si!