miércoles, 10 de noviembre de 2010

Compelle eos

Un muy buen artículo de Juan G. Bedoya: El cielo pierde pie en la tierra.

"¿No nos sobra poder, altanería y deseos de esplendor? ¿No entendemos que lo que nos falta es la entrañable sencillez y debilidad de la gallina madre?"

9 comentarios:

Chimo dijo...

Interesante artículo. Muchas teclas y mucha tela.

En el post-show, en Barcelona se habla más del descubrimiento del interior del templo y del tremendo spot de TV3 que de otra cosa.

Mi abuelo decía: "a cada ismo su anti".

Desgraciada historia la de la Iglesia Católica, y esperpéntica la de la Iglesia Católica en España.

Lo que intentaba decir ayer es que la cara, mirada y voz de Rouco son toda una declaración de intenciones.

Alfonso dijo...

Excelente articulo donde se exponen las verdades del barquero. Y eso que esta escrito desde una posicion de progresismo religioso. Pero es lo que sienten muchos cristianos de base que ven como su santa madre la iglesia chochea al mismo tiempo que el "alzehimer" le hace "olvidarse" de la epoca en la que se encuentra e insiste en incurrir en las posturas y actuaciones del pasado.

El sectarismo doctrinal jerarquizado es incapaz de renovarse asi mismo. Necesita de una autentica catarsis interna, a partir de las bases, para emprender un autentico movimiento de renovacion que les haga sacudirse de tantos postizos que durante siglos han ido acumulando en el ideario religioso. Pero temo que eso va a ser el parto de los montes.

No recuerdo quien decia que uno de los esfuerzos mas notables que existen en la humanidad es el cambio de las ideas, el cambio de paradigma, que sea capaz de desprenderse de lo encorsetado, viejo e inutil y revestirse de frescura y sencillez adaptativa a un pensamiento plural y compartido.

Isaak dijo...

No son pocos los católicos capaces y deseosos de ese cambio, Alfonso.

Casi estaría en disposición de asegurar que los "guerreros de la luz" serán, algún día, vencidos por auténticos hombres que sabrán vivir su fe desde su libertad y la de los demás.

Esos hombres ya existen y tienen nombres apellidos. Hoy, a pesar de su bondad y humanidad, son los nuevos herejes de la jerarquía católica, pero en realidad es muy probable que sean el cimiento de cambio.

Los "guerreros de la luz" hablan del anticristo, buscan el anticristo entre los disidentes y los ateos, cuando puede ser que lo tengan delante de sus propias narices, y se congreguen a su alrededor para vitorearlo.

Hasta tal punto se ponen ciegos de dogmas, como el que se pone de coca.

Isaak dijo...

Chimo, en efecto, la cara y la voz de R.Varela, así como la de otros muchos clérigos, es toda una declaración de intenciones. Han aprendido a suprimir la espontaneidad y dedicar hasta el último matiz expresivo y tonalidad, por nimia y azarosa que parezca, a comunicar exactamente aquéllo que desean decir, y que pocas veces tiene que ver con el discurso que pronuncian.

ANITA dijo...

Francamente genial explicado y deducido lo que acabo de leer.
El papa ha venido como lider, para unos pocos ultras, y dando marcha atrás en todo.
No somos el país de Franco ni de la inquisición.
Este papa vuelve atrás en el tiempo y echa de menos le hubieran lamido el culo mas.
Son muchas cosas las que están haciendo esa pasotez de cada vez mas gente e incluso católicos convencidos entre ellos mas clero que no están de acuerdo y son mas tolerantes y modernos. Tal como dice el articulo que acabo de leer,los católicos son los primeros que deberían defender separar iglesia de política.
Poder poder y poder. Ese cambio lo desea mucha gente no solo católica, ya que la religión no se puede suprimir de un plumazo, pero si conservar los valores y la tolerancia y modernizarse.
De esos que están dentro igual un día dejan de ser malditos entre ellos mismos y se atreve alzar la voz y pedir cambios.
Tanto bien les haría y a los demás nos dejarían tranquilos, no tiene que venir con pompa y boato este señor vestido de blanco a decirnos como tenemos que ser y menos echar en cara nada.

Isaak dijo...

Anita, para darle vaselina a "Benedicto Manostijeras" ya está la monarquía española. Le han atendido magníficamente, ofreciendo una estampa realmente penosa, como debe ser, escenificando gestos y posturas humillantes que, cabe suponer, personificaban a todos los españoles.

Hasta Leticienta ha estado a la altura requerida, junto a su babeante cónyuge. La diplomacia está bien, pero a veces parece que se extralimitan un pelín en la representación de sus papeles.

ANITA dijo...

Isaak he leído hace un rato que recriminan a Leticia su falta de protocolo, se presento vestida de blanco cosa que solo según los protocolos reales pueden hacer las reinas y tenía que haber ido de riguroso negro y cabeza tapada otra humillación mas de la mujer sea quien sea, a todos no les ha gustado el gesto, si no era bastante chupar anillo hasta lo hizo mal que cosas jejej. Y recriminan a ZP no estuviera en la santa misa de la Sagrada Familia en Barcelona, quiere decir que aún así no se le ha lamido el culo al señor del Vaticano lo suficiente. Y también le recriminan viajara lejos y no lo recibiera. Hay para todos los gustos, pero como la familia real es católica no había otros que lo hicieran digo yo, y también dicen que Leticia no es la ideal por venir de un divorcio y no ser de derechas como la recriminan, y si el papa la saluda entonces es que le conviene transigir con quien le conviene.
Todo por el interés te quiero Andrés.
De todas maneras ya vino con boato de jefe de estado mas que espiritual dando el cante y como tal se le ha recibido, quien parece no darse cuenta son estos que le siguen como si verdaderamente el dedo de Dios lo hubiera escogido para algo y solo ven lo que quieren ver.

Isaak dijo...

Supongo que la chica hizo lo que le dijeron, para que su marido no se enfadara con ella. Sólo ví la cosa a retazos, pero si hizo algo que molestara monárquicos, papistas y meapilas, mi aplauso para ella.

Por cierto ZP hizo, ni más ni menos, que lo que cualquiera en su sano juicio: salir por patas. Evidentemente, la cosa estaba calculada. Pero no por ello es criticable.

Si se llega a quedar, le obligan a chuparse media docenas de misas oficiadas por un señor de cuarta edad, cuyo cerebro ya es pasto, hace tiempo, de la arterioesclerosis, evidentemente.

Además, en la práctica no es un jefe de estado: es un "jefe de reducto". Tampoco hay que darle tanta importancia. XDDDD

ANITA dijo...

Yo hubiera echo lo mismo Isaak y si no me sale un viaje me como dos kilos de ciruelas y me provoco cagalera.
Abrazos laicos