miércoles, 1 de septiembre de 2010

APARICIONES "LAICAS" 2º PARTE

Un detalle de exotismo. Os muestro una pagina de la revista especializada japonesa que publico uno de mis articulos y algunas imagenes (que supongo que dira lo que les mande porque yo de japones ni papa)

¿Y esto que es? ¿Un "duende", segun los describe la literatura fabulosa de todos los tiempos? Es muy curioso comprobar como a traves de estas tecnicas surgen rostros de todas las apariencias posibles, y no solo humanos. Curioso, muy curioso...

¿Que os parece? ¿No os recuerda el rostro de un "marcianito", segun la imagineria al uso... Ojos grandes y almendrados, nariz pequeña, etc? La raya plana de la cabeza no es otra cosa que la limitacion de la pantalla del tv.


Extraigo un fotograma de una secuencia en la que se esta formado un rostro y donde podemos ver que el ojo derecho esta ya perfectamente definido. Tiene hasta el brillo de la pupila.

Otro rostro obtenido a traves del efecto llamado "cortina" que al barrer la pantalla presenta la silueta de un rostro aparentemente humano.


Esta imagen es de un rostro en pleno proceso de formacion. Ya se puede distinguir frente, cuencas oculares, nariz, boca y barbilla. Pero fijaros bien: la barbilla ya es la frente de otra cara mas pequeña, y asi sucesivamente hasta "perderse" en el punto donde el objetivo de la camara incide sobre la pantalla. Esta es una imagen fractal que se produce como consecuencia del efecto de retroalimentacion provocado por el circuito cerrado entre camara y monitor de tv. y asi es como evoluciona hasta formar, si todo va bien, una cara ya definida y reconocible. Fijaros, que los numeros de la fecha tambien sufren ese efecto de escala que se prolonga hasta el "infinito".


Quise remarcar la cara con un circulo para que la vierais mejor, pero creo que no va a hacer falta. Podeis ver, en el centro de la imagen, un rostro semitransparente que parece que mire de "reojo", como de medio lado. Lo interesante de esta imagen es que es un solo fotograma de una secuencia de video que dura muchos minutos. A pesar de las fluctuaciones luminosas, el rostro permanece sin alterarse mientras no cambie el control del reglaje de los aparatos. La luz que aplico a la experimentacion y que podemos ver como "surge" desde el extremo derecho de la pantalla (segun el observador), adopta, en un momento determinado formas reconocibles, sobre todo, como caras.



En el mundillo de la experimentación para la obtención de voces e imágenes extrañas estas técnicas empezaron a llamarse de “Transcomunicacion Instrumental”, o T.C.I. Con ello, quería darse a entender que lo que se obtenía era información auditiva y visual capaz de ser plasmada en un soporte de audio o video, pero de origen transcendente, no proveniente de sistemas de emisión convencionales.


Aunque yo también utilizaba el termino (a falta de otro mejor), siempre me pareció exagerado la utilización del prefijo “trans” para definir un fenómeno que, si bien es extraño por su evolución y comportamiento formativo, sin explicación lógica aparente, tampoco había motivos para relegarlo sin mas al terreno de lo extraordinario, sobre todo aplicándole una terminología que siempre iba encaminada a la afirmación de que aquella información reconocible e interpretable procedía de “otros mundos”, y no de este. Y, del mismo modo que sucede con los ultrarreligiosos, sean católicos o de cualquier otra confesión, los “esoteristas”, aquellos/as que también tienen un concepto mágico de la vida y de las cosas, tampoco podían entender como era que pudiendo obtener esos resultados no me rindiera ante la “evidencia” de lo que estaba consiguiendo y “potenciara” esa habilidad. Y alguna propuesta sutil recibí, en ese sentido, de aprovechar todo ese material y los sistemas operativos que manejaba para “ofrecer” a la gente “el consuelo de realidades más allá de la percepción sensorial” y acabar montando un “chiringuito aparicionista”. Adeptos y adeptas no iban a faltar.


Y aquí, creo, que entra en juego el criterio que se tenga sobre ciertos supuestos de “realidades transcendentes”, “intervenciones sobrenaturales”, “inspiraciones que proceden de lo alto”, “contactos con seres de otros planos de existencia” y demás terminología conceptual que pretenden establecer verdades que solo pueden asentarse en el subjetivísimo ámbito de las creencias personales mantenidas por fe. Y nada más. Al margen de esos deseos e intenciones, que muchas veces llevan escondida el ansia de notoriedad y la ambición del animo de lucro, no existe base racional alguna, y mucho menos científica, para sostener que tanto si son sistemas “laicos”, como “religiosos”, los que soportan y mantienen toda esa parafernalia de exhibiciones e intenciones de supuesto carácter transcendente y sobrenatural, estos sean absolutamente ciertos por su “aparente” propia naturaleza.


Pero, para que así sea, para que uno se preste a ese juego de la alteración de las emociones de los demás destinado al beneficio propio, bien sean estos “beneficios” espirituales, o materiales, el sujeto ha de estar, por lo menos, encuadrado en una de estas dos tipologías base: O tienes un morro que te lo pisas y una falta de escrúpulos a toda prueba, capaz de inventar toda clase de recursos argumentales como para embaucar y desplumar al mas pintado, o tienes el cerebro absorbido e incrustado en un mundo de fabulas mágico-místico-religiosas que te lleva a aceptar, sin ningún pudor y criterio critico, todo ese mundo de etéreas y presuntas santas y transcendentes realidades. Y, repito, aquí caben todas las ideas de ese mundo de fabula, incluidas las religiosas. En el fondo, varían las formas pero los contenidos son los mismos.


Creo, que ninguno de esos dos supuestos estaban disponibles en mi carácter y modo de ver las cosas. No me veía vestido con una tunica de colorines, un cucurucho en la cabeza y las gafas al revés, dedicándome a venderle humo a la gente a cambio de sus angustias vitales y de su credulidad para agarrarse a cualquier supuesta tabla de salvación que impunemente pudiera ofrecerle. Y menos, sacarles sus dineros. He de decir que jamás cobre o pedí dinero por mis intervenciones mediáticas. Ni soy un héroe ni un probo ejemplo a seguir, solo trato de ser honrado conmigo mismo. Quien lo consigue, algo de esa cualidad proyecta sobre los demás, aunque la mayoría opine que sirve de bien poco.


Resumiendo, he de suponer que por extrañas que sean estas imágenes y por la forma tan poco convencional que usan en su comportamiento formativo, puedan llegar a tener una explicación racional que por ahora se me escapa. He llegado a consultar a especialistas en electrónica que se han sorprendido por los resultados obtenidos y los sistemas empleados sin saber que explicación darle. Pero, como sucede en todos los órdenes de la existencia, y por eso titule así mi blog, siempre, preventivamente, ante cualquier dilema, hay que aplicar el principio de la “Navaja de Ockham”, que como sabéis postula: que cuando dos teorías en igualdad de condiciones tienen las mismas consecuencias, debe preferirse la teoría más simple a la más compleja. Es la que tiene más probabilidades de que sea cierta.

12 comentarios:

Juanjo dijo...

Me había prometido no entrar en estas duchas de Auschwitz, pero el tema de la tci es interesante. Así que provisto de máscara contra el cyclon B aquí estoy.

Yo soy muy aficionado a estos temas. Mas bien lo era. He obtenido psicofonías, he hecho escritura automática, mucha ouija y temas mas duros que me callo.

También he intentado la psicoimagen aunque he de decir que sin éxito. Pienso asimismo, que el fenómeno es real, existe, es inteligente, y se comunica con nosotros.

He sido testigo de fenómenos paranormales. Incluso de telekinesis. He visto en mi propia jeta y con testigos como se movían objetos sin causa aparente.

Yo tengo una "explicación" para el fenómeno. La voy a dar sin insultar contínuamente la fe de otros como hacéis vosotros. Pero no me quiero desviar.

Caso a). No tengo fe. Pues nada, tal y como hubiera hecho yo hace años, navaja de Ockham en mano y con la solución mas simple hubiera dicho que de estos hechos no se deduce nada, que no hay base científica para afirmar nada (es verdad). Mejor dicho, desde un punto de vista positivista si se puede afirmar que el hecho existe. Pero no se pueden dar explicaciones. Y la ciencia son hechos+explicaciones, teoria+experimentos.

Caso b). Tengo Fe. Aleluya. La tci tiene una explicación sencilla, pero hay que creer en Dios, Jesucristo, el cielo, el infierno, el purgatorio, etc. Para los católicos, los fenómenos de tci (psicofonías, psicoimágenes, transradio, etc) lo provocan la aparición de almas perdidas. Estas almas han caído en el nivel mas bajo del purgatorio y vagan por la tierra. El motivo de las apariciones sería llamar la atención, pedir oraciones, etc.

Ya supongo que esto no es de recibo para ti. Pero para mi, con una ingeniería, tampoco es de recibo que mi "adoctrinamiento religioso ultracatólico" me impida razonar con eficacia.

Es una explicación que a mi "me cuadra" con mi experiencia. Naturalmente con la fe sería suficiente, pero aquí estamos intentando ir mas allá. No olvides tampoco que las escrituras dicen que el mundo invisible es mucho mas vasto y desconocido que el visible. Jesús nos quiere decir aquí, que del mas allá no está todo revelado, y que hay cosas que jamás sabremos.

Pd.: No sé si eres tú el de hospitalet. Si es así por favor llévate a corbacho cuanto antes.

Juanjo dijo...

Y otra cosa mas, tu careto me es muy familiar. Yo te he visto en una web con Sinesio Darnell ¿no?

Juanjo dijo...

Tú eres alfonso galeano, no?

Juanjo dijo...

No sé si eres tu alfonso galeano, no me has respondido, pero he encontrado un artículo "tuyo":

http://www.anttci.hpg.ig.com.br/fractais.htm

y mezcláis un poco churras con merinas. Si quieres que te explique bien en que consiste la MC, dímelo, no es tan difícil. Cuando la estudié, el secreto estaba en saber muy bien lo que era un espacio de hilbert. Teniendo eso claro, todo se simplifica.

Los fractales tienen menos misterio aún. Son objetos complejos (formalmente son espacios de dimensión no entera ¿!?) pero de definición muy sencilla. La fórmula para el conjunto de mandelbrot se reduce a unas multiplicaciones y divisiones, no tiene mas.

Alfonso dijo...

Hombre, Juanjo, cuanto honor para este blog que nos hayas visitado. Como ves, lo cortes no quita lo valiente y todos pueden tener cabida a la hora de dar sus opiniones y valoraciones. Claro esta que todas esas opiniones y valoraciones pueden ser criticables desde el punto de vista de quienes las emiten.

Sabia que te iba a interesar, y no me equivoque, pues consideraba que a pesar de que tu iglesia te tiene prohibidísimo, no digo acercarte, sino ni siquiera oler, todo lo que este relacionado con estas cosas no ibas a resistir la tentación de que es lo que se cocía por estas “duchas de Auschwitz”, como tu muy ocurrente dices.

Expones con claridad las conclusiones del Caso a) y el Caso b) para explicar que pueden ser estos resultados extraños. Es decir, el primero seria la postura de la ciencia y el segundo la postura católica. Te quedas con el Caso b). Lógicamente, como no podía ser menos. Lo que ya da risa es que para justificar tu explicación de que estos fenómenos “lo provocan la aparición de almas perdidas y que estas almas han caído en el nivel mas bajo del purgatorio y vagan por la tierra”, sea la consecuencia de un razonamiento eficaz. Diría yo que totalmente “eficaz”. ¿Qué es la ciencia al lado de razonamiento religioso? Nada. Todo el mundo lo sabe.

Pues si, Juanjo, mi “careto”, como tu dices, responde a ese nombre y apellido, así que ya veo que indirectamente me conocías, como aficionado que eres a estas practicas. Por ello, permíteme la ironía: Si piensas que por votar al PP te vas a condenar, la que se te va a caer encima por haber practicado estas cosas, la ouija y otras inconfesables aberraciones oscurantistas según propia confesión va a ser de órdago. Pero, bueno, supongo que todo esto ya lo tendrás confesado tras el arrepentimiento previo, y con el pase mágico del “te absolvo pecatis tuis in nomine pater, filio et spiritus sanctus” todo resuelto, ¿no?.

Por ultimo, en contestación a esa mezcla de churras con merinas que me atribuyes.
El artículo es mío, pero veo que no has entendido mucho de lo que quiero dar a entender, a pesar de todo tu golpe de ingeniero. Pero se comprende, porque nunca has visto como evolucionan estas imágenes en la pantalla cuando se van formando y te falta información. Así que olvídate de darme lecciones de mecánica quántica porque no van por ahí los tiros.

Dices, con razón, que los fractales no tienen ningún misterio. Y es verdad. Lo que si ya es “misterioso”, en cierta forma, es que estas imágenes utilicen fractales como soporte y sistema vehicular, dentro de un aparente caos inicial, para conseguir la formación final de las imágenes deterministas, reconocibles. Es decir, usan, digamos, “inteligentemente”, componentes matemáticos simples en su primera composición para a través del efecto de autosimilitud en escala progresiva formar los rostros que finalmente vemos.

Que digo yo, que para ser “almas en pena” vagando por la Tierra están muy puestas en la utilización de métodos matemáticos muy modernos, a la vez que recurrentes.

PD. A Camacho quedaoslo mejor en Madrid una temporada mas. Aquí esta muy visto.

Alfonso dijo...

Quise decir Corbacho. Camacho era otro, el del jersey de lana...

Juanjo dijo...

Bueno, ya te he dicho que intenté obtener psicoimágenes y no tuve éxito. Pero conozco la "teoria". Básicamente se trata de buscar un canal en blanco en la tv, enfocar una cámara de vídeo con cierto ángulo, hasta que se obtenga, un fenómeno de "espejamiento" parecido a cuando se enfrentan dos espejos.

El razonamiento sería que el canal libre de la tv entra en una especie de resonancia, que es un fenómeno físico muy conocido, con la cámara de vídeo grabando, y ésto daría a la causa paranormal la energía suficiente para manifestarse. Después se observa la grabación fotograma a fotograma para cazar las psicoimágenes.

Supongo que esto los investigadores lo complican hasta el infinito y lo mejoran con otras técnicas, pero la base es ésta.

No olvides decir, Alfonso, que estas "técnicas" en su mayoría han sido reveladas por esas causas paranormales que tanto te han traído de cabeza estos últimos años. Es decir estaríamos ante un conocimiento "revelado" o "mágico", participando así vosotros también de lo que significa una verdad revelada.

No son almas en pena, son almas perdidas, que es muy diferente. Es un tema de fe, por tanto no pretendo convencerte. Con que no insultes ya me conformo.

La Iglesia no condena a nadie por hacer psicofonías o psicoimágenes. Se condena la invocación directa de espíritus, la brujería, etc. No son prácticas recomendables, pero no está ultraprohibido. De hecho la Iglesia tiene una cátedra de parapsicología en la Universidad Lateranense (creo que se escribe así) dependiente del Vaticano. Investigar, estudiar, profundizar desde la Fe y un sano afán por descubrir las cosas no está prohibido en absoluto, al contrario. Sustituir a Dios por supercherías, consultas a brujos, invocaciones a espíritus, etc, sí lo esta, naturalmente.

Vuelvo a insistir. No te comas la cabeza con el posible origen científico de las psicoimágenes. No lo vas a encontrar nunca. He leído bastantes libros de estos temas y todos los investigadores, concluyen que no concluyen nada. Aprende de Sinesio que creo que si no me equivoco es un buen cristiano y tiene estos temas un poco mas claros.

Juanjo dijo...

Ay camacho, el del jersey de lana. Como te traiciona el subconsciente, jajaja.

Llevate a corbacho que 5 millones de parados te lo agradecerán. de zp ya nos encargaremos nosotros.

Otra cosa, por lo que estoy viendo, por este blog ya sois pelín abueletes. Tenéis ya edad de iros poniendo a bien espiritualmente, que el cualquier momento...

Isaak dijo...

Tranquilo, Juanjo, que por aquí las conciencias están más tranquilas y preparadas que en cualquier concentración de ejercicios espirituales. Es lo que tiene no poseer el "don divino de la fe", que sabes qué está mal y qué está bien por instinto, y actúas en consecuencia, sin necesidad de sentirte vigilado y amenazado para actuar correctamente.

cosmofonio dijo...

Vaya Juanjo, para ser este un blog que querías cerrar (escrito por ti mismo ¿eh?), te veo muy aficionado a comentar por aquí las andanzas de las "almas perdidas" (pfffffff) y tus escoradas tendencias políticas. Eso está bien ;)

Alfonso dijo...

Pues perdona que te contradiga, Juanjo, pero no parece que hayas experimentado mucho, porque ni siquiera la teoría la manejas bien.

Dices que hay que enfocar la cámara a la pantalla del TV. buscando en el mismo un canal en blanco y entonces es cuando se produce el efecto de espejamiento.

Un canal en blanco es aquel que no recibe emisión y lo único que vemos en la pantalla es la “nieve” que produce. Si se hiciera así no conseguiríamos nada ni se produciría el efecto de espejamiento. El canal que hay que buscar en la TV. es el de video, de manera que una vez sintonizado vemos por la pantalla de la tele lo que enfoquemos con la cámara. Y ahora si, al enfrentar la cámara a la pantalla lo que vemos es la misma pantalla que, según la posición que tanga el zoom de la cámara a partir de sus valores mínimos de aumento la multiplica repetitivamente. En cuanto empezamos a mover la palanca del zoom hasta los valores de mayor aumento parece como si nos metiéramos dentro de la pantalla y entonces es cuando se produce el efecto de retroalimentación dando lugar a los flases luminosos que es lo que hay que saber controlar para que el fenómeno se manifieste de forma directa. La peculiaridad que aporte a los resultados es que conseguí estabilizar las imágenes, de manera que, como digo, se ven directamente durante el tiempo que quieras en la pantalla y vas grabando en directo con toda comodidad. No me hace falta, por lo tanto, grabar algunos flases para después ir pasando fotograma por fotograma como hacen la mayoría de los experimentadores para ver si sale “algo”.

Por lo tanto, una de dos: O has experimentado mal, sin el conocimiento teórico previo suficiente, o realmente no lo has hecho.

Almas “perdidas”, o en “pena”, que más da. Si ya es complejo saber cual es la causa concreta de esta fenomenológica, decir que son “almas perdidas” es rizar el rizo de las afirmaciones gratuitas y sin fundamento. Pero bueno ¿Quién le pone coto a las fabulaciones de la fe?

En todo lo que llevamos escrito, Juanjo, busca algún insulto personal mío y te pediré excusas. Espero que tú hagas lo mismo. Y te diré por que: porque yo no tengo un “careto”, tengo una cara, rostros, faz, o como quieras llamarlo en cualquiera de sus sinónimos. Así que si no quieres replicas en plan despectivo aplícate el cuento.

Alfonso dijo...

(sigue) Hacer psicofonias o psicoimagenes es una manera de “invocar” a esos “espíritus” que la Iglesia condena por otros métodos que antaño se sustentaban en otros soportes de mediación y que en la actualidad se ha trasvasado a estas practicas con aparatos. Seria lo mismo pero con diferentes métodos. Ha estas practicas modernas hay quien le ha llamado espiritismo electrónico. Así que no hace falta que “suavices” los conceptos porque te conviene hacerlo.

Lo que sucede es que la Iglesia siempre ha tenido dos varas de medir, y absuelve o condena según le interesa. Y esa cualidad la ha traspasado a sus adeptos. Si me gusta, y esta dentro del círculo ideológico en el que me muevo, la Iglesias lo apoya. Si no me gusta, porque además lo hacen gentes no cristiana, lo condena. Lo reconozcas, o no, esto ha sido siempre una constante dentro de la institución.

Sinesio Darnell a quien he tratado a diario y por lo tanto me jacto de conocerlo mejor que tu, estas cosas las tiene tan claras como comprender sin ningún genero de dudas racional el misterio de la Santísima Trinidad que son tres personas distintas en un solo Dios verdadero. Y puedes estar seguro de ello: ni me como la cabeza ni me quita el sueño el no conocer la “explicación científica” de estas imágenes. No aportan nada vital a mis inquietudes inmediatas. Así que tranquilo. Y si crees que Sinesio esta dentro del concepto de “buen cristiano” que tu postulas estas mas que equivocado. Y hemos tenido conversaciones más que extendidas como para saber, que al margen de su condición de creyente, esta a años luz de vuestro encorsetado adoctrinamiento.

Se agradece la ironía humorística de que por ser ya abueletes, la parca, desde que salio a nuestro encuentro cada vez esta mas cerca. Aunque estas cosas nunca se saben, Juanjo, a lo mejor tú ya la tienes a la vuelta de la esquina, asomando la guadaña. Ya sabes que la parca, a veces, no se fija en la edad de quienes siega la yerba debajo de sus pies. Y, como siempre, poniendo acotaciones a vuestro propio dios. Lo conocéis tanto que estáis totalmente seguros de que si no nos ponemos a bien espiritualmente no podremos entrar en el reino de los cielos. Es decir, os ponéis en lugar de Dios, como si este os hubiera dado un “certificado” de buena conducta a su imagen y semejanza para, en su nombre, aconsejar a los demás como se ha de estar “bien espiritualmente” con El. A soberbia no hay quien os gane. Pero no es nuevo, ha sido siempre así.