martes, 23 de agosto de 2011

LA OTRA CARA DE LA CONFESIÓN

En Madrid hacía calor, ir a confesarse con velo de rodillas y ropa recatada ya no se lleva, y claro la juventud es la juventud, peco por dentro por fuera no. Yo viendo esta foto me puedo imaginar miles de cosas que se le pudieron pasar al cura por la cabeza cuando la señorita en cuestión se dio la vuelta. Si no se rascó las pelotas es que no es humano jajajjaaja. Pobre señor cura cuando la chica se dio la vuelta y dejo a los ojos tremenda visión de un culito sano y terso, no se yo si la silbarían los de la cola al confesionario, se imaginarían cosas y añadirían un pecadillo mas a la saca. Simpática foto de una chiquilla pecadora que le dice al cura sus pecadillos para poder comulgar y luego hace pecar de pensamiento y obra al mas pintado. ¿Debería haber ido mas recatada? ¿Tendría que haberse puesto bragas en vez de tanga? Iría a ver al papa de tremenda guisa, anda que si se le cae el rosario al darse la vuelta jajajajja. En fin una foto para la posteridad tomada el día 20 de Agosto del presente año. VIVAN LAS FIELES. No encontré ninguna de un fiel con la bragueta bajada solo el guarro que se meó en la fuente y me dio asquito.
http://www.flickr.com/photos/jfsal/6062617119/


Sin palabras

Como colofón trailer de un documental sobre las religiones, mas en youtube.


12 comentarios:

calimeroesmalo dijo...

¡ Gracias wapa!!

Dani Ruiz dijo...

lo raro es que la chica no este de rodiyas y el cura sujetandole la cabeza ....

ANITA dijo...

De nada Calimero

ANITA dijo...

Dani jajajajja

Alfonso dijo...

El confesionario como podéis ver o está mal diseñado, o mal orientado, porque en la parte donde la confesante tendría que estar de rodillas hace un sol que te cagas y el calentón que cogería la chavala iba a ser de aupa. Así que cuando el cura la vio venir le dijo "niña, pasa a mi despacho que hace sombrita y se está mejor". Y como la niña no lleva faldón largo, oscuro, abrochado hasta el cuello, ni peineta con mantilla, por lo que lo del "recato debido" se lo pasaba por la entrepierna tal como se demuestra en la foto, pues diría "¡que guay!" y con un "Ave María purísima", que es como se empiezan todas las confesiones y dada la vestimenta de la penitente también tendría gracia que lo dijera, empezaría la confesión más o menos en estos términos:

cura: ¿De qué te acusas, hija?

niña: Huy, padre, no sé… acúseme usted.

cura: (tragando saliva) Bueno... vamos a ver... ¿Has cumplido con los preceptos dominicales y fiestas de guardar?

niña: Huy, ya lo creo padre, cada domingo y festivos no me pierdo ninguna de las fiestucas que organizan mis coleguis y lo pasamos tope guay...

cura: No, no me refiero a eso, digo que si cumples con el sacramento de la eucaristía y recibes a Jesús.

niña: ¿Jesús?... pues no sé si habré recibido a algún Jesús, pero a Juanmi y a Borjamari los recibí antes de ayer ¡y no vea usted el recibimiento!...

cura: (metiéndose un dedo por el alzacuellos) Bueno... a ver... cambiemos, digamos, la orientación del asunto... ¿has atentado entonces contra la pureza?...

niña: Huy, pero qué cosas dice, padre, yo atentar como si fuera una vulgar terrorista... no, no padre... ¿no habrá querido usted decir "tentar"?, porque si es así a mi me gusta tentar todo lo que puedo... ¿quiere que se lo demuestre, padre?

cura: (Bufando, y no sólo por el calor que hace) Hija, por dios... que me confundes... digo que hay que resistirse a las tentaciones del diablo y evitar todo pensamiento y deseo impuro (mientras, el cura va pensando: ¿y eso como se hace?) y tratas de no sucumbir a los reclamos de la carne.

niña: Huy, padre, por eso no se preocupe, a mi la carne ni fu ni fa, prefiero los sanguis vegetarianos, así que por muchos reclamos de hamburguesas que veo en el McDonald yo siempre me pido mi lechuguita, mi tomatito, mi rabanito...

cura: Bueno, bueno, vamos a dejarlo ya porque veo que eres una cándida inocente, sin conciencia de pecado... no obstante, has venido a ver al papa y eso te honra...

niña: Pues no sé por qué me dice todo eso... pero me está usted empujando con el bulto de la bragueta... ¿le molesta que me confiese con usted y me quiere echar?...

cura: No, por dios, no es eso, no es eso... es que no sé, el calor... la circunstancia... bueno, te doy la absolución y vete con dios hija mía...

Alfonso dijo...

(sigue)


niña: Y por qué no me voy mejor con usted y le quito el sofoco con un buen masajito y así se relaja... sabe, a mi se me da muy bien eso de clavar los deditos por todas las partes del cuerpo, mi amigo el Carlitos dice que lo hago muy bien, que vierte todo lo que le sobra y se relaja un montón, yo creo que usted padre está muy tenso, todo el día aquí de pie, pasando calor... vamos, que no es bueno para el cuerpo, ya le digo padre y se lo digo sin ningún interés, lo podría dejar como nuevo y...

cura: (echando espumilla por la boca y haciendo cruces en el aire a toda velocidad mientras va diciendo: ¡¡egoteabsolvopecatistuisinnominepatrisetfilioetespiritussanctis!! Vale, hija, ya estás perdonada, te puedes ir en paz...

niña: Huy, pero cálmese, ve como está usted estresao... ya digo, luego cuando baje el sol le puedo hacer ese masajito, a la Puri se lo hice y también le gustó, así que...

cura: (a punto de reventar) ¡¡¡Hija, que ya está, que ya te puedes ir, que mira que el papa está ya cerca, que oigo el motor del papa-móvil, anda hija mía... y... y... y no peques más... (mientras, la niña se agachaba para coger su mochila de peregrina enseñándole al cura (sin querer, que conste) los tres quilos por banda de hermosos cachetes culares que dios le ha dado. El cura, con disimulo, tuvo que reacomodarse el estrangulamiento de bajos que la sisa del pantalón le estaba provocando.

Amén.

Molón Suave dijo...

En mis tiempos, en la boda de una prima mía, el cura de la parroquia en la que se se casaron, echó a la calle a otras tres primas mías, pollitas de unos dieciséis o dieciseite años porque iban con manga corta y no se habían puesto los preceptivos manguitos que entonces tenían que ponerse las mujeres para entrar en una iglesia, en verano, naturalmente.

Imaginario dijo...

jajajaja

Muy buena foto. Con tu permiso te la robo ANITA

ANITA dijo...

Alfonso el relato de la confesión merecía ponerlo en un post jajaja buenisimo.

ANITA dijo...

Molón de ver a la gente con mangitos en verano y velo las señoras en misa me acuerdo yo,cuando estabamos de vacaciones en el pueblo de mis abuelos, mi madre un dia olvidó el velito en casa y la negó la comunión el cura. La indignación de mi madre fue tan grande que se lo reprochó en plena misa. Tonterías gordas, en la confirmación de un sobrino el año pasado, entre en la misa era su madrina no quedaba otra, la mayoría de las chicas en mini y una de ellas con una camiseta que ponía en letras grandes y brillantes xex jajajaja como han cambiado los tiempos.

ANITA dijo...

Imaginario la foto la puedes coger, yo la cogí del enlace para insertarla con el codigo que está encima de la foto, vienen varias maneras de compartirla es de flikr.
La foto no tiene desperdicio jaja

El-la dijo...

La fieles ya no somos lo que eramos ains... que pena! o que alegría jajajjaajja
Un beso