domingo, 6 de marzo de 2011

Sobre el proceso de lavado de cerebro. ¿De qué me suenan bastantes de estos puntos...?

Visto en La Excelencia.


  1. La reducción del estado de alerta consiste en mantener a la persona relajada y distraída en ciertos focos de atención que le generen placer y llevarlo a reducir su atención centrada y su capacidad de mantenerse vigilante y alerta ante cualquier invasión a su forma de ser, pensar, sentir o actuar.
  2. El control de percepción implica un entrenamiento para que usted sólo vea y escuche lo que otros quieran, bajo la premisa de que todo lo demás es inadecuado o nocivo.
  3. El control lingüístico se refiere al condicionamiento para el uso repetitivo de ciertos términos, y la satanización o exclusión de otros.
  4. El control comunicacional pretende inducirnos u obligarnos a vincularnos con cierto tipo de personas y no con otras, y se establecen las áreas temáticas permitidas y las que son prohibidas. Se determina como más valiosos a los “compañeros”, “camaradas” o “hermanos”, por encima de todos  los demás incluyendo a nuestra familia.
  5. El control emocional tiene como objetivo que experimentemos ciertas emociones más que otras, y así se nos pueda manejar más efectivamente. Por ejemplo, actividades, ceremonias o rituales que mantengan a la persona en una ilusión de paz y alegría. En otros casos, se estimula en la persona rabia u odio hacia ciertos “enemigos”.
  6. El control de hábitos se diseñan rutinas que deben seguirse sin reproche alguno, lo cual nos deja atrapados en formas estereotipadas de responder. Asimismo, se premian los hábitos deseables y se castigan los hábitos indeseados, con lo que nos vamos adaptando a hacer sólo aquello en lo cual recibimos gratificadores.
  7. El control del entorno, por su parte, se basa en establecer los espacios y lugares “permitidos” o “sugeridos” para visitar o estar, y se prohíben otros a los que no se debe asistir. Ciertos lugares serán considerados importantes, santos o especiales, y otros banales, satánicos o indeseables.
  8. La exigencia de confesión, es una práctica a través de la cual se adoctrina a los miembros de un grupo para que revelen sus secretos y cuenten lo que ven y oyen hacer a otros. La deslealtad se premia y se viola el derecho a la privacidad.
  9. El control de la vida íntima también puede ser realizado. Conocemos de casos de manipulación religiosa, donde se controla la sexualidad y se vulnera la dignidad en razón de los objetivos de los jefes. En muchas sectas se realizan ritos sexuales en perjuicio de unos, para el placer exclusivo de otros.
  10. La prioridad de doctrina, llega al extremo, pues desde este método de manipulación, se le enseña a una persona que la ideología del grupo vale más que la propia vida y cuando se les invita a inmolarse por amor a una causa, que en la mayoría de los casos es egoísta fanática y criminal.
  11. La abstracción de la existencia puede llevar a las personas a dudar del valor de la vida y a un rechazo del cuerpo y hasta su deseo de extinguirlo o destruirlo.

Sabemos que existen métodos potenciadores de estos lavados de cerebro, en los cuales se usan:

  • Vestimenta llamativa.
  • Miradas fijas
  • Exaltación emotiva
  • Refutación de ideas para confundir y crear duda de las convicciones propias.
  • Repetitividad de ideas.
  • Uso de historias y metáforas para persuadir indirectamente
  • Cánticos
  • Muestras exageradas de amor y amistad.
  • Uso de la culpa y el temor.

5 comentarios:

Alfonso dijo...

Estas técnicas se utilizan en todo grupo cerrado que se precie, con objetivos bien marcados y suelen conseguir el resultado deseado cuando, por fin, es aceptado por el receptor de las mismas.

Evidentemente, el prosélito adoctrinado no suele ser consciente de los recursos psicológicos que se han puesto al servicio de su conversión. Hay que saber escucharse mucho así mismo para saber valorar con criterio y discernimiento cuanto hay de sugestión manipuladora que proviene de fuera y que le esta creando contradicciones en su comportamiento habitual.

En el momento en que esas contradicciones hayan sido asumidas por fe como la voluntad del dios de turno, el prosélito ya esta preparado para entregarse a ella. Ya no caben dudas ni matizaciones de carácter personal. Ahora los extraños son los otros, de los que no se comprende como pueden ser capaces de vivir sin dioses y sin los códigos morales impuestos por estos dioses.

Dicen vivir sus vidas de modo inefable, que la experiencia de la fe es única y que para comprenderla hay que vivirla. La fe ha suplantado todos los aspectos lógicos y críticos que antes se usaban para intentar conocer la realidad. Y a aportado a la nueva experiencia vital de quien la vive todo un mundo imaginario que, aunque no se tiene ni una sola prueba de ello, sin embargo es aceptado como la mas irrefutable de las realidades. Si, ademas, la fe vivida le pone a contracorriente de la normalidad general consensuada de las demás cosas, estarán haciendo méritos de sufriente santificación ante los ojos de sus divinidades, que a su vez exigen constantemente esos sacrificios, según adoctrinan sus portavoces terrenales.

Y todos estos argumentos, escandalizan al prosélito porque cree, al mismo tiempo que se compadece, de que esta manejado por gentes que no han tenido la oportunidad de vivir la fe. Lo que no consideran es que muchos de los que ahora pensamos así es por que SI hemos vivido la fe que ahora ellos viven y proclaman. Pero, con el tiempo, la capacidad de conocimiento, observación, critica y raciocinio personales ha llegado a superar la fe ciega y manipuladora en la que se encontraba antes. Aunque no lo quieran reconocer existe un conocimiento profundo de cuales son los mecanismos y resortes mentales en los que están envueltos para creerse así mismos que son una pequeña pero seleccionada parte de la humanidad, que han tenido la fortuna de tropezarse con el dios verdadero a través de su iglesia verdadera. Si solo en el cristianismo hay mas de 30.000 confesiones que así lo creen: ¿En cual de ellas esta la verdadera fe? Cada uno de esos prosélitos dirá que en la suya. Y punto pelota.

calimeroesmalo dijo...

Genial post, si señor.
muchas veces las propias decisiones del individuo son puestas a prueba por miembros del propio grupo criticando las decisiones que no son del agrado del grupo permitiendole primero acercarse a lo prohibido para luego atacarle, sutilmente al principio , más tenazmente de manera mas escalonada, logrando que dude de sus propias decisiones y merme su propia voluntad a merced de la del grupo.
Es una practica muy común,del palo de " o estás con nosotros o con ellos pero claro, ellos no te entienden como nosotros"

calimeroesmalo dijo...

Lo mimmito que le pasa a mi madre viendo el SALVAME , amos.
Y viendo el comentario que se ha puesto que dice OCEANICA pos me temo que la ha pasao lo mismo ( que lo supongo yo, endemoniado del alma negra que soy) y me imagino que ha sufrio lo mimmito.
¡ Un abracete!

Isaak dijo...

Ha vuelto a hacerlo. El cabrón de blogger me ha borrado un texto de 40 líneas. ¡buaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!

ANITA dijo...

Métodos de lavado de cerebro, que hemos vivido en una persona que todos conocemos en vivo y en directo.
Lo malo de estos métodos son, que pocas personas se paran a pensar ¿esto es lo que quiero o deseo o me conviene? y al final una vez caen en ello no reconocen que han sido manipuladas.
Pero esto se puede generalizar en cualquier situación para mover masas a antojo de unos u otros.
Por supuesto me suena este lavado de cerebro leyendo paso a paso es lo que hacen las religiones y sectas también.
Un post muy esclarecedor