jueves, 30 de diciembre de 2010

LA VERDADERA NAVIDAD

SIN PALABRAS

7 comentarios:

Josefo el Apóstata dijo...

¡Por los clavos de Cristo!
También Él hace de amigo invisible...

Isaak dijo...

Joder, qué mal rollo!! Parece un arbolito de navidad. Menos mal que tiene las bolas tapadas.

Oceanida dijo...

Joer...

ANITA dijo...

¿Sorprendente? Si es para decir Joer, da mal rollo y el amigo invisible en forma de boleto de ida para el infierno para el presidente de la franquicia.

Alfonso dijo...

"¡Ay! vida, cuando estaremos
como los pies del Señor:
Uno encimita del otro
y un clavito entre los dos..."

"En el portal de Belén
hay un viejo haciendo botas,
se le cayó la cuchilla
y se cortó las pelotas..."

Villancicos como estos se cantaban en el seno de mi irreverente familia a finales de los cincuenta, con el consiguiente escándalo de los más pusilánimes.

Nunca entendí el humor, aplicado a lo religioso, como una "irreverencia", pues gracias a el aprendemos a exorcizar nuestros miedos y temores. Sólo las mentes pacatas se escandalizan hasta de sus propios pedos.

¡¡¡QUE TENGÁIS UN BUEN FINAL DE AÑO!!! Y a ver si el que entra se porta un poquito mejor, que creo que ya toca.

Anita, cuidado con el turrón, que te sienta mal... XDD ...

Isaak dijo...

Alfonso, ya sabemos que el instinto de conservación de la salud mental tiende a utilizar la sorna y la burla blanda para mitigar los efectos de la tiranía.

En esos años, varios tiranos se conjugaban para jodernos la vida: el Patascortas y todo su elenco de gestapos, y el Nacionalcatolicismo, fundamentalmente.

Ahora, la gente ya pasa. La propia Iglesia ya se encarga de hacer los chistes sobre sí misma, sólo con abrir la boquita ésa de piñón...

calimeroesmalo dijo...

¡ Que envidía el tio que tiene onde colgar las bolsas!