viernes, 1 de octubre de 2010

Todos los católicos sin excepción sufren tendencias lascivas con menores de edad.

Sucedió anoche, mientras intentaba conciliar el sueño después de haber dejado caer sobre la cama mi novela del mes. Algo me sobrevino, y mi pulso no recordaba tal alarma desde que me despertaban a ostias en el cuartel. Sentí, primero un vacío y, al poco, cómo éste se llenaba frenéticamente de una certeza que no sabía explicar, sólo que presentía su veracidad, y una paz que me envolvía, que todo se solucionaba.

Esta "Paz" me susurró y aseveró sin dejar la menor duda: los católicos, todos sin excepción, sufren tendencias lascivas y fantasías sexuales con menores de edad...

_____________________

Evidentemente, lo que acabo de describir es una soberana estupidez. Una insensatez que entiendo llegue a ofender a todas las personas católicas que puedan leerlo, por lo que les presento mis respetos y mis más sinceras disculpas por una broma tan pesada.


Sin embargo, algo parecido pero de polaridad opuesta le ha sucedido al Sr. Martínez Camino, cuando ha afirmado sin pestañear que, aunque intolerable, considera comprensibles los abusos a menores, ofreciendo finalmente la conclusión que explica tal comportamiento:

"que todos somos pecadores"

Ud. perdone, cínico Obispo. Todos no somos pecadores. Sólo los católicos son pecadores, por imposición de su dogma, al que el resto de la Humanidad no está sujeto, le guste a Ud., o no.


Personalmente, me ocurre justo lo contrario que Ud., Sr. Martínez camino: puedo tolerar el concepto y el hecho del asesinato, ya que tengo noticias fidedignas de muchas personas que lo han cometido, y el sentido común dicta que, en el futuro, otras muchas lo cometerán.

Lo que no puedo es comprender el asesinato.

Y no puedo por una sencilla razón: porque no experimento tendencias homicidas de ninguna clase.

Si Ud. sí puede comprender los abusos sexuales a menores, créame Sr. Martínez Camino, Houston, tenemos un problema; Es decir, sufre Ud. un grave desorden sexual, y supone Ud. un peligro potencial para cualquier niño o adolescente que se le acerque a menos de un tiro de piedra.

9 comentarios:

Alfonso dijo...

De por siglos ha sido el gran chollo justificativo de la Iglesia: Hacemos cosas malas y no importa lo horrendas que sean "porque todos somos pecadores". Se aplica luego la terapia del confesionario: se le cuenta a un señor vestido de negro todos los prejuicios y contradicciones que no eres capaz de resolver por ti mismo, que hace las veces de psicologo transcendental, y en vez de recetarte Prozac te hace un pase magico con la mano y recita el "abradacadabra" que te dejara limpio de culpa, por muy horrible que haya sido el delito cometido. Pero "como somos pecadores", a pesar del arrepentimiento, el proposito de la enmienda y el nunca mas pecar, seguiran repitiendo las mismas faltas por aberrantes que sean.

Por eso se expresan asi. Por eso la jerarquia catolica y parte del rebaño seguidor no hacen el esfuerzo etico y moral personal de evolucion de las cualidades humanas sin estar condicionado por los "recursos" ya mascados que su religion pone a su disposicion. A partir de ahi todo pecado es comprensible porque aunque el espiritu esta pronto la carne es flaca.

El esfuerzo y la valentia de la superacion de los defectos ha de apoyarse en el esfuerzo personal y responsable a partir de las propias iniciativas, sin la obsesion de castigos divinos de por medio. Lo contrario, aquel que justifica el daño moral o de cualquier tipo, relegandolo a la comprension de la debilidad intrinseca del ser humano, pero reparada despues en virtud de un dogma religioso establecido artificialmente, y atribuido a la voluntad de un dios, crea mentalidades capaces de justificar su proceder en una especie de fatalidad contra la que no necesitan luchar porque se han establecido mecanismos de reparacion ajenos a la responsabilidad propia de los mismos y provenientes de un ser todopoderoso con capacidad para perdonar y borrarles entonces de la memoria los anteriores crimenes cometidos, que ya no existen porque han quedado eliminados.

Toda dependencia sectaria de seguimiento a una doctrina padece de esta anulacion de la capacidad de la responsabilidad personal de ser auntenticos dueños de los propios actos. Y por esto, repito, se llegan a decir estas barbaridades. Y no solo no se dan cuenta sino que ademas se sorprenden que los demas no capten la "sutileza" del mensaje.

Guillermo Loaysa dijo...

Esta gente es la hostia (valga el chiste).

Espero que disfrutes en el blog, pese a lo caótico. Tanto a Elvira como a mí nos ha encantado tu comentario ;)

Un saludo.

Lisístrata dijo...

Estos es que puestos a llenar de mierda llenan a TODOS y así emparejan. Pero vamos, como ya no pueden ejercer de inquisidores pues se joden, aunque su intento sea la jodienda a toda la humanidad como antaño.

De todas formas a este tío, Camino, no era?, pues a este "impresentaivol" habría que hacerle un razonamiento la ,ar de simple: "todos no somos católicos, por tanto no somos pecadores ya que el pecado es algo inexitente para el ateo. Lo único que podríamos ser los ateos es delincuentes, y sólo en el caso de que cometamos delito. Si para ellos, los católicos, delito y pecado son sinónimos y uno de sus representantes asegura sin pudor el "todos somos pecadores" pues entonces deberían estar ya TO DOS bajo sospecha o cumpliendo cárcel.

Isaak dijo...

En realidad y para no dar muchas vueltas, Martínez Camino es un auténtico hijo de puta, rogando encarecidamente a tan respetables señoras me disculpen por utilizar esta frase hecha.

Cualquier chulo barriobajero alberga mucho mejor corazón e intenciones que el mejor de estos desalmados.

Tenía un post alternativo en estos términos, pero finalmente me he decantado por éste.

Una parte del clero incita a violar personas menores de edad, y creo que de éso no cabe duda.

Isaak dijo...

Lo caótico tiene su cosa, Guillermo. De momento, me entretengo estudiando la métrica de tus versos... ;-DDDD

Saludos.

Isaak dijo...

ALFONSO: El mecanismo funciona tal y como lo describes. Acertado, siempre.

Como le ocurre a LISÍSTRATA y supongo que a casi todos los no católicos, me harto de recibir los disparos de mierda de esta gentuza.

La pedofilia es problema y responsabilidad de LA IGLESIA CATÓLICA, exclusivamente. Los delincuentes no sacerdotes son cazados por el aparato policial y nadie les cobija.

A los pedófilos de sotana les ha protegido su institución hasta hace dos días, cuando el mismo Benedicto se vio con un pie en la cárcel si no hacía borrón y cuenta nueva. Un país, el Estado Vaticano, que ha pasado los últimos 70 años (por quedarme muy corto) alentando con su estoicismo la comisión de un delito tan horroroso como es sojuzgar niños y forzarles a mantener relaciones sexuales de todo tipo.

Excepto torturarles físicamente o matarles, no cabe forma de causarle mayor dolor a un pequeño.

Ojalá exista el infierno, porque la gran sorpresa será que estaría repleto de sotanas.

Alfonso dijo...

Y la tortura fisica tambien ha sido practica comun entre muchos, muchisimos, de estos desalmados. ¿O, acaso, los castigos a tortazos, palmetazos, pellizcos, y palizas en general, todo ello hasta llegar a sangrar que yo por ejemplo he vivido no son torturas fisicas? No hay paradoja mas patetica que, en plena clase de Religion, no sepas contestar alguna pregunta y el cura se lie a hostias contigo. Que te pregunte por ejemplo, como le ocurrio al chaval que se sentaba a mi lado, en 1º de Bachiller, que cual eran las virtudes teologales, y contestadas las dos primeras, fe y esperanza, no se acordaba de la tercera, y el cabron del cura, el padre Escudero para mas señas, a cada hostia que le pegaba le decia: ¡caridad!, ¡la tercera es caridad!. Poca caridad era la que estaba ejerciendo en ese momento aquel mamon con sontana. Con 11 años que yo tenia entonces me daba cuenta de la gran mentira que representaba lo que estaban enseñando con la realidad de su comportamiento.

Y estos megacatolicos de ultima hornada, que no tienen ni puta idea de lo que represento el nacional-catolicismo en este pais, me vienen a dar ahora lecciones sobre las bondades, humildad y espiritu de mansedumbre de la Iglesia en la que han puesto su fe. Iglesia, que lo unico que ha hecho es adaptarse hipocritamente a la perdida de influencia social donde antes lo tenia todo, porque todo lo mangoneaba. Precisamente, cuando mas falta hacia esa influencia benefica y distante del poder autocratico del regimen franquista, la Iglesia se comporto como una vulgar ramera social, dependiente de su chulo el estado totalitario. Y siguen añorando esos tiempos, en que todos eran pecadores... pero lo bien que se lo pasaban sin tener que darles explicaciones a nadie.

calimeroesmalo dijo...

"Debemos cuestionar la lógica del argumento de tener un dios omnisapiente y todopoderoso que crea humanos defectuosos y luego los culpa por sus propios errores."
Gene Roddenberry

calimeroesmalo dijo...

"El mismísimo concepto de pecado viene de la Biblia. ¡El cristianismo ofrece solucionar un problema que él mismo creó! ¿Estarías agradecido a una persona que te cortara con un cuchillo para poder venderte una venda?"
Dan Barker

"Una lectura y entendimiento completos de la Biblia son el camino más seguro al ateísmo."
Donald Morgan